Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Dudas, sugerencias y comentarios
Vie Nov 04, 2016 6:34 am por Ryu Yokarashi

» Bleach; Resurrected Soul {Élite}
Sáb Sep 03, 2016 11:57 pm por Invitado

» Registro de Avatares
Miér Jun 10, 2015 9:32 am por Ayame Naomi

» Un valiente a que se anime
Jue Feb 19, 2015 12:33 pm por Ailín Hisaki

» Prórrogas y Ausencias
Jue Feb 19, 2015 8:43 am por Shin Akarui

» Registro de Imágenes Originales (Sólo si usas alguna)
Miér Feb 18, 2015 1:12 pm por Ailín Hisaki

» Registro de Armas
Miér Feb 18, 2015 12:09 pm por Ailín Hisaki

» Registro de Imagen de Personaje en Bankai o Resurrección
Miér Feb 18, 2015 11:51 am por Ailín Hisaki

» Registro del Elemento de la Zampakutou
Mar Feb 17, 2015 6:47 pm por Takamura Kyoshi

» Registro del Nombre de la Zampakutou o del Arco
Mar Feb 17, 2015 6:36 pm por Takamura Kyoshi

Cronología
Actualmente es el
Año: 5314
de la Sociedad de las Almas.

La cuenta de nuestro calendario empezó a correr desde que el Gotei 13 fue conformado.

En Karakura, es el año: 2498.

En la Sociedad de la Almas, el tiempo corre mucho más rápido que en el Mundo Humano, en una proporción aproximada de 7 días, por uno.


Cronología de Kurai Gatsu

Dos generaciones atrás, fueron tiempos de Kurosaki Ichigo.

4114 S.A. Empieza nuestra historia y la de los personajes vigentes.

4125 S.A. Se estableció un pacto de paz con los quincys, que sigue efectivo. Aún cuando sus filas enteras alcanzaron un potencial de poder más alto de lo que se había registrado en toda la historia.
Se cree que esto ocurrió por experimentos internos para mejorar su propia raza.

4849 S.A. Un nuevo Hokyoku fue creado en el Escuadrón 12, a cargo de Kuchiki Mika. Los experimentos duraron alrededor de 50 años.
En ese lapso de tiempo, los vizards fueron creados.

4750 S.A. Kuchiki Yoruhana fue nombrada Comandante General del Gotei 13.
Esa misma noche, el Hokyoku desapareció.

4984 S.A. Después de dejar de la Sociedad de las Almas, Yuzuki Miu abogó por la legalización de las Almas Modificadas, dándole la oportunidad a miles de ellas de tener una vida.

5162 S.A. Durante un ataque a Karakura, tuvo lugar una gran batalla entre shinigamis y arrancar, cuyos indiscutibles ganadores fueron los segadores de almas.
Ese día, el anterior Rey fue liquidado.

5192 S.A. Penrod Schwartz se coronó Rey de Hueco Mundo, tras hallar el Hokyoku. Actualmente se encuentra en su poder, en una ubicación desconocida.

5272 S.A. Es decir, en el 2493 del Mundo Humano. Tras una emboscada clandestina a los quincys, liderada por el Escuadrón 10 a cargo de Dai Miyu, Ishida Nyssa fue hecha prisionera y llevada al Nido de Gusanos. Permaneció ahí por casi año y medio, pero al volver solo habían pasado dos meses.
Se desconoce por qué fue liberada, o si escapó.
En el incidente murió el teniente Katsuragi Usui, por la mano de la quincy, pero la Sociedad de las Almas no declaró la guerra, dado que oficialmente, ese incidente jamás ocurrió.
Por su parte, los quincys, no tardaron en empezar a idear un ataque para rescatar a su líder, sin embargo, el regreso de Nyssa detuvo la ofensiva inminente.

5275 S.A. Es decir, en el 2494 del Mundo Humano. Ishida Nyssa fundó el Complejo empresarial Blaue Blätter, que se convirtió en la Sede quincy, donde las fuerzas de los arqueros se entrenan y fortalecen con fines desconocidos.

5286 S.A. La alerta de que otra batalla ocurriría en Karakura, dio lugar a que el Escuadrón 12, a cargo de Kuchiki Mika, transportara a todos los habitantes a un sitio seguro mientras aquello pasaba.
En esa ocasión ganaron los arrancar, que sumieron a la ciudad en el caos y la destrucción.

5287 S.A. Después de su triunfo, los arrancar se vieron obligados a abandonar Karakura para regresar a Hueco Mundo, pues una Rebelión interna se había desatado.

5289 S.A. La rebelión organizada por un desertor, finalizó. Fue capturado por Drangaft Neriamang, y posteriormente ejecutado frente al Rey, por la mano de Kinzoku Furyoku.

5289 S.A. Mientras tanto, la reconstrucción y reorganización de Karakura, tuvieron ocupados a los shinigamis. Dieron caza a cientos de arrancar que se quedaron rezagados en el Mundo Humano.

5291 S.A. Rizva Sojan asumió el liderazgo de los vizards.

5293 S.A. Es decir, en el 2495 del Mundo Humano. Se inauguró el restaurante bar, Shibuya-ku, que acepta entre sus clientes a personas de todos los mundos espirituales, bajo un tratado de paz mientras se encuentren dentro de sus paredes. Esto abrió un nuevo canal de comunicación y relaciones entre los seres.

5309 S.A. Katou Mishida descubrió la existencia de un misterioso ser, que más tarde sería llamado Kürschner. Y tras un violento incidente que le costó una mano al shinigami, desapareció dando pie a una serie de sucesos misteriosos.

5312 S.A. Reapareció la amenaza salida del infierno, Kürschner. Inesperadamente ha originado una alianza momentánea entre la Sociedad de las Almas y Hueco Mundo, con el fin de acabar con el poderoso enemigo en común.



Lee esto y más... aquí.
Tiempo = On rol =
Clima en la
Sociedad de las Almas
Clima en
Karakura
Tiempo = Off rol =

Averigua aquí, cuánto tiempo ha pasado desde tu último click en Kurai.
¡Síguenos!
Kurai Gatsu


~Foros Hermanos~

Roles Duales, Grupales y Ambientados.Foro de Rol entre Vampiros y Humanos en un mundo futurista.
Afiliados Élite
OPSS Shinobi Wish  photo untitled44.png BelovedHogwarts .

Trama General de Kurai Gatsu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama General de Kurai Gatsu

Mensaje  Kuchiki Yoruhana el Lun Sep 13, 2010 5:45 pm


Los singulares y sofisticados pasillos colindantes al laboratorio principal lucían vacíos en esa noche, desocupados bajo pretexto de actividades exclusivas por parte de un equipo especial de experimentación. Tras las puertas selladas, un prisionero miraba sin alternativa a través de los transparentes muros reforzados de su extravagante prisión, amalgama de reiatsu, kidoh y erudición; su estancia en las bases subterráneas del Décimo Segundo Escuadrón, no era fortuita.

Una alta y bella rubia se aproximó con equilibrados movimientos a la pequeña celda hexagonal que lo apresaba, ignorando la reacción de la presa a pesar de estar a sólo unos centímetros cara a cara, separados únicamente por la cristalina barrera energizada. Con delicadeza, la mujer extrajo de entre los pliegues de su ropa, un curioso y pequeño objeto transparente que se asemejaba a una joya, en cuyo centro habitaba una esfera obscura. Al tenerla en su mano, todo en el entorno perdió importancia y se dedicó únicamente a contemplar con enigmática expresión la pieza. Segundos después, lenta, y sin errar un milímetro, depositó el objeto de su obsesión dentro de una pequeña cavidad, con la forma y tamaño perfecto para contenerlo, que se ubicaba en la cara frontal de lo que aprisionaba al hollow. Suspiró sutilmente y recobró su enérgica actitud, entonces se giró para unirse de nuevo a su equipo de trabajo.

Dio un rápido vistazo indiferente a los pocos hombres que había reunido, quienes a su vez la contemplaron expectantes a pesar de no hacer más que dar lecturas y activar botones. Enseguida les retiró la atención y cruzó con gran confianza el estrecho marco de una puerta que la llevó a una cámara desprovista de cosas, de forma parecida a la que contenía a su sujeto de investigación, pero cómodamente más amplia y cuyo interior no era visible por nadie de afuera; aunque sí permitía a su ocupante contemplar el exterior.

—¿Estás segura que esto resistirá? —la recibió la pausada voz de una mujer que esperaba adentro.

A penas se ubicó frente al cristal polarizado, la dama de fría expresión pareció tornar su semblante por un momento, mostrando una confiada y tenue sonrisa de lado.

—Como todo lo que yo hago —activó con un roce de los dedos el pequeño interruptor a su izquierda, encendiendo un intercomunicador—. Ahora —fue la orden fría y seca, dada por la Presidenta del Departamento de Investigación y Desarrollo.

Enseguida los muros interiores de la prisión emitieron una enceguecedora luz que invadió con sus partículas cada fibra de aquel cautivo, un Vasto Lord apresado hacía un par de semanas a costo de grandes esfuerzos y la discreción de un par de Capitanes. El desgarrador y sostenido alarido de genuino dolor que emitió, era la única evidencia de que el destello estaba consiguiendo su objetivo de penetrar, al grado de la posesión de aquel cuerpo, pues estaba obligándolo a cambiar en aras del saber.

Algunos científicos, simplemente no soportaron la tortura del lamento, viéndose obligados a cubrir sus oídos, mientras viendo de soslayo hacia la cámara, cuestionaban a su Capitana, ¿sería suficiente ya? Kuchiki Mika en cambio, se mantuvo impasible, estoica, su mirada fija en el objetivo.

—Alto —fue su segunda orden, pero en su voz era notorio un dejo de cansancio.

Enseguida el zumbido de las máquinas cesó, mientras que la luz, como si se tratase de una masa densa, se difuminó lentamente hasta revelar en el centro la desnudez de una doblegada y exhausta figura casi humana, salvo por el agujero en su pecho, que seguía allí. Era casi idéntico a sí mismo en el principio, pero al levantar el rostro y confrontar a sus captores, ahora podía mirarlos a través de unos brillantes ojos vivos; así como todos podían ver la cara que había estado oculta, quién sabe desde qué era.

Un murmullo satisfecho comenzó a flotar en el aire, mientras que el convertido ser, ahora sólo con un trozo de mascara, los observaba desde el suelo con su propio humor.

Una sonrisa curvó los labios de la Capitana.

—La Arrancarización fue exitosa.

≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈

La tarde siguiente todo era expectación en torno al Escuadrón Uno, pues en breves minutos se llevaría a cabo el nombramiento oficial del siguiente Comandante General del Gotei 13, o mejor dicho, la siguiente Comandante. En la Sala de Capitanes, ya casi todos ellos estaban reunidos, mientras que afuera del edificio, varios Tenientes y Terceros eran la viva representación de la curiosidad que reinaba en el Seireitei.

El más alto puesto había quedado vacante hacía poco tiempo y luego de una corta deliberación, fue evidente quién era la única persona entre los Capitanes, con los dones de mando, fuerza e integridad, como para ocupar tan respetado rango.

La dirigente del Décimo Primer Escuadrón, Kuchiki Yoruhana, había llegado al edificio y caminó elegantemente y sin prisa entre el reducido grupo de curiosos que se habían reunido, quienes al verla acercarse, rápidamente abrieron camino mientras se inclinaban respetuosamente, entre éstos se encontraba Daidouji Miyu, Tercer Oficial de la Décima División y amiga cercana de la familia Kuchiki. La joven de largo cabello azul imitó el gesto correcto de todos, inclinándose con marcado protocolo, mas cuando la Capitana de ojos y cabello carmín la distinguió, adornó su serio y hermoso rostro con una tenue sonrisa, posando la mano cariñosamente sobre la cabeza de la pequeña para mostrarle mudamente su predilección; gesto que la Oficial no dudó en recibir con una gustosa sonrisa, oculta desde su discreta posición. Pronto, Yoruhana se perdió de la vista al cerrar tras de sí y su séquito, la gran puerta de la Primera División.

—Capitana Kuchiki, qué gusto verla, ha llegado justo a tiempo —le recibió la educada y profunda voz del Capitán de la Novena, quien prefirió referirse a ella con formalidad debido a la ocasión—. En cuanto lleguen los últimos dos miembros, daremos inicio.

—Es un gusto verle también, Capitán Miyaguchi —replicó amigablemente, para luego contemplar la sala con una pasada de la mirada—. Mika, no ha encontrado el camino hacia acá, parece ser —pronunció bromista.

El hombre sonrió ligeramente.

—No pude localizarla esta mañana, pero estoy seguro de que no faltará a este importante acontecimiento —bajó un poco la voz y prosiguió en tono bromista—. Tampoco podría aunque quisiera.

Ambos comenzaban a esbozar una sonrisa, cuando una recia y femenina voz se escuchó a sus espaldas.

—No es cortés hablar de los ausentes, Miyaguchi san —los dos capitanes giraron, manifestando a su modo la emoción de recibir a la rubia—. ¿Pero qué hacen aquí? Adentro, vamos, vamos —caminó unos cuanto pasos y se detuvo muy cerca a su hermana. Entonces rompió la seriedad—. Estoy muy contenta O nee sama —le sonrió al tiempo que se inclinaba hacia el frente para abrazar a la también sonriente pelirroja—. Felicidades.

—Gracias nee san —se notó la gratitud mientras estaba envuelta en el abrazo y luego se separó con suavidad—. Pero aún no es oficial. Apresurémonos a hacer toda esta exhibición para que después celebremos de verdad —con un gesto de la cabeza les invitó a seguirla y en su momento se dirigió hasta el lugar donde finalmente sería presentada como la nueva Comandante General.

≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈

A media tarde el Escuadrón Uno tenía nueva Capitana y el Gotei 13 una nueva líder. Los festejos no se hicieron esperar, shinigamis de todas las Divisiones se dieron cita en torno a los Cuarteles Generales, mientras los altos rangos degustaban y compartían en el mismo fastuoso salón donde estuviese ahora la Comandante, haciendo gala de su vasta hospitalidad.

La risa brotaba cantarina de boca de Yoruhana, quien bromeaba sobre algo del momento al lado de Mika, cuando una Mariposa Infernal se coló por una ventana en las alturas, bloqueando parcialmente la luz del sol, y dirigiéndose directamente a la Comandante. El clima estaba tan lleno de júbilo, que nadie más, a excepción de la rubia, se percató de esta pequeña visita. Los ojos de la líder se abrieron con sorpresa al escuchar la noticia que le traía y giró discretamente a ver a su compañía, quién en su propio rostro parecía haber entendido el mensaje. En ese instante algunos capitanes giraron para contemplar la retirada de la mariposa, y alertados por la profunda mirada en el rostro de la Comandante, guardaron silencio. Yoruhana se puso en pie y esperó un segundo sin decir nada, tiempo en el que todos los reunidos se percataron de su seriedad.

—Capitanes, un Arrancar ha logrado entrar al Seireitei. Ha atacado en las cercanías de la Décimo Tercera División —enunció sin vacilar y su siguiente frase se sobrepuso al intento de barullo que ocurrió— Estamos en alerta de intrusos. Localícenlo —su tono se volvió más profundo—... Y elimínenlo.

Inmediatamente la sala se vació cuando los Capitanes y Tenientes reunidos se retiraron decididos a proteger la ciudad, con la convicción clara en sus semblantes, salvo por la Capitana de la División Doce, quien permaneció junto a la Comandante, mirándole con cierto aire de coraje.

—Haz lo que debes, nee san —dictó Yoruhana para enseguida alejarse de allí, a ejercer de lleno su nuevo cargo.

≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈

La noche cayó y con ella gran cantidad de vidas shinigami. Los cuerpos ensangrentados y mutilados, enmarcaron el camino que las huestes de los Capitanes seguían como mórbidas migajas; deteniéndose algunos a ayudar a las pobres almas compañeras con la fuerza suficiente para respirar, y otros seguían avanzando irascibles, decididos a la venganza o a la justicia, sin saber si podrían eludir el destino de la muerte. El intruso dejaba a su paso sólo pequeños restos esparcidos de lo que fuesen leales guerreros, pero además del testimonio de un par de torturados sobrevivientes y las rojas manchas escurriendo por las paredes de la ciudad, no había más señales de su presencia.

Llegada la media noche, parecía que todos los escuadrones continuaban en alerta máxima y con gran cantidad de hombres inmersos en la búsqueda, entre ellos, la joven Oficial Miyu. Su entrenamiento en misiones especiales le había conducido hasta la entrada de la Décimo Segunda División, pues a pesar de que los escuadrones estaban trabajando bajo condiciones inusuales debido a los disturbios, la situación en el Doce salía de la lógica. Su decisión de entrar sola probablemente fue ingenua, pero supuso que de encontrar al enemigo, lo mejor sería no llamar la atención. Cruzó el umbral con gran cautela, sólo para ver que no había personal alguno que le detuviese, haciendo su paso sumamente sencillo, e incluso varias puertas las encontró abiertas.

Nunca había llegado tan lejos, y esperaba no encontrarse con nadie, así como no encontrar nada. Al localizar el laboratorio principal, vio que la puerta estaba hecha añicos, como si hubiese sido detonada desde adentro. Las paredes alrededor habían sido tan lastimadas que asemejaban frágiles paneles que se derruían hasta con el leve roce del viento. Entró movida por la curiosidad, descubriendo que en el suelo y sobre las consolas, yacían los cadáveres ensangrentados y maltrechos del pequeño grupo de científicos que habían estado trabajando allí la noche anterior. El modo en que sus cuerpos cayeron, retorcidos de formas tan grotescas, hacían notar la furia, o bien, el sadismo del asesino. Gran cantidad de objetos estaban fuera de su lugar, y parecía que cada máquina y muro había sufrido un cataclismo. Violentas chispas nacían entre los cables rotos, así como trozos de metal y concreto llenaban de escombro el piso.

Con cautela caminó más adentro, atraída por la curiosa forma semicilíndrica que mostraba un orificio irregular del tamaño de un hombre en una de sus caras. Se acercó e inspeccionó con la mirada los filosos bordes de aquella cristalina barrera destrozada; luego, al notar en la cara del contenedor un pequeño hueco de geométricos lados, no pudo contener las ganas de tocar esos bordes con las yemas, comenzando a imaginarse lo peor. Por fin miró al obscuro fondo del salón y quedó pasmada al descubrir el brillo que emitía el cabello de la Capitana Kuchiki, en silencio bajo las sombras.  

—Miyu chan —la voz de Mika, quien le daba la espalda, le hizo erguirse sobresaltada—. No imaginé que vendrías a visitarme en un momento como éste —habló con serenidad, comenzando a darse vuelta para enseguida caminar hacia donde se encontraba la Oficial.

En ese momento, cuando la rubia se movió para dejar de cubrir la visión, Miyu pudo contemplar al fin el motivo de tal destrucción. En el piso yacía aquel Arrancar que había movido a los Trece Escuadrones ese día, muerto ahora, a manos de la única persona que tenía poder sobre su vida: su creadora. La joven a penas deba crédito, pero su instinto le decía que eso sólo era el cierre de un ciclo, del que probablemente, era mejor que la Cámara de los 46 no se enterara.    

Mika pasó de largo a la Oficial, miró con náusea hacia los cuerpos que enrojecían sus preciados aparatos y luego el derruido entorno, con una creciente expresión de enfado. Miyu la mantuvo en la mira con recelo, mientras la Capitana parecía deambular por los alrededores en busca de algo indefinido, ignorándole, hasta que se detuvo frente a un muro que tenía algunos pequeños compartimentos bien disimulados con la textura del mismo, dándole la espalda a la chica con los ojos de mar.

—Mika Sama —habló la joven, inmóvil desde el lugar donde fue descubierta—. Tú fuiste quien...

—¡Maldición! —exclamó la Capitana con coraje, impidiéndole a Miyu terminar la frase—. Era cierto que escondió el Hokyouku, pero dónde... cómo... —se interrumpió y giró con visible ira a la vez que inspeccionaba el sitio con severa expresión, al parecer, en busca de alguna idea.

—¿Hokyoku? —repitió la Oficial con asombro—. ¿Es verdad? —titubeó, desconcertada y con absoluto desconocimiento de lo que podría ocurrir enseguida, pues estaba segura que saber de la existencia de tal objeto la ponía en una delicada situación.

La Capitana ignoró la pregunta, permaneciendo absorta en sus pensamientos, pero luego de un momento por fin enfocó la atención en su visitante.

—Lamento mucho que hayas visto esto, Miyu chan —suspiró, tratando de no volcar su ira contra la joven. Miró de nuevo hacia los cadáveres y entonces se acercó lentamente hacia la pequeña, quien no pudo evitar dar un paso hacia atrás—. Es una pena lo que le ha pasado a estos, pero su descuido fue lo que anticipó su destino a manos de esa cosa.

Motivada por esas palabras, la Oficial miró de soslayo hacían donde permanecía el cadáver de aquel ser que causó tanta muerte, y en sólo un instante cayó en cuenta del devastador poder que poseía la mujer frente a ella.

—No te preocupes... —le sonrió con sagacidad y se acercó más, hasta colocar la mano sobre el hombro de la chica del cabello azulado—. Estoy segura de que harás lo correcto —sintió el leve estremecimiento que sus palabras ocasionaron en la pequeña y mantuvo la mirada en ella por un instante, luego se dio la vuelta y desapareció dentro de una obscura habitación aledaña.

≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈ ≈

Aquella había sido una larga noche en el Seireitei, los muertos y heridos sumaban veintenas, pero para respiro de los guerreros aún alerta, a primera hora de la mañana se dio la noticia de que el intruso había sido aniquilado.

Las actividades prontamente volvieron a la normalidad y el suceso fue quedando en el olvido con el paso del tiempo. La existencia del Hokyoku perfecto y su efecto, fue del conocimiento de sólo unos pocos; mas su paradero quedó sellado en los labios de aquel experimento aniquilado. Desde entonces, el día que la actual Comandante ascendió, la búsqueda de la joya ha sido una prioridad que se ha mantenido en completa discreción, incluso cuando varios reyes del Hueco Mundo dedicaron sus esfuerzos para conseguir la clave que les otorgara ventaja ante la Sociedad de las Almas. Grandes batallas se han suscitado y, en cada una, el poder de los guerreros Shinigami ha logrado imponerse, arrasando con las huestes del desierto y con la vida de cada uno que se ha lazado con la corona.
     
Sin embargo, nuevos y cada vez más poderosos enemigos surgen, la vida en todos los planos continua evolucionando, y la búsqueda aún no termina...




Escrito por: Dai Miyu


≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡ ≡≡≡●≡≡≡


Pero ahí no termina todo... Actualmente corre el año 5314 de la Sociedad de las Almas y la situación de los mundos espirituales está en constante cambio.

Lee la cronología para saber qué otros hechos han marcado el curso de nuestra historia.








~ Art of breaking ~


Golden Kon Awards:



avatar
Kuchiki Yoruhana
Administración
Administración

Nivel de rol : 36

Rango : Comandante General del Gotei 13
Otros cargos : Capitana del 1er Escuadrón
Soul Coins : 263550
Localización : 1er Escuadrón
Humor : Maliciosamente divertido.
Intereses : .
» No ser importunada, a menos que deba salvar la vida de alguien.
» Jugar con Majo.
» Beber sake.
» Deambular en los lugares más apartados del jardín.
» E intentar ignorar algunas de las "recomendaciones" de Tsuru.

Tienda de Urahara : .
• Píldora luminosa (3 usos)
• Cápsula ilusoria (2 usos)
• Bomba anti-arrancar (1 uso)
• Gigai portátil (1 uso)
• Bomba 986 (1 uso)
• Gel coagulante (5 usos)
• Píldora vigorizante (3 usos)
• Kikanshiki

• Soul Candy (Modelo Diana)

• Tarjeta de Halloween
• Violetas
• Orquídeas
Alma modificada : Misaki
Kon

http://bleach.foros.bz/t673-misaki#4516 http://bleach.foros.bz/t57-kuchiki-yoruhana#72

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.