Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Dudas, sugerencias y comentarios
Vie Nov 04, 2016 6:34 am por Ryu Yokarashi

» Bleach; Resurrected Soul {Élite}
Sáb Sep 03, 2016 11:57 pm por Invitado

» Registro de Avatares
Miér Jun 10, 2015 9:32 am por Ayame Naomi

» Un valiente a que se anime
Jue Feb 19, 2015 12:33 pm por Ailín Hisaki

» Prórrogas y Ausencias
Jue Feb 19, 2015 8:43 am por Shin Akarui

» Registro de Imágenes Originales (Sólo si usas alguna)
Miér Feb 18, 2015 1:12 pm por Ailín Hisaki

» Registro de Armas
Miér Feb 18, 2015 12:09 pm por Ailín Hisaki

» Registro de Imagen de Personaje en Bankai o Resurrección
Miér Feb 18, 2015 11:51 am por Ailín Hisaki

» Registro del Elemento de la Zampakutou
Mar Feb 17, 2015 6:47 pm por Takamura Kyoshi

» Registro del Nombre de la Zampakutou o del Arco
Mar Feb 17, 2015 6:36 pm por Takamura Kyoshi

Cronología
Actualmente es el
Año: 5314
de la Sociedad de las Almas.

La cuenta de nuestro calendario empezó a correr desde que el Gotei 13 fue conformado.

En Karakura, es el año: 2498.

En la Sociedad de la Almas, el tiempo corre mucho más rápido que en el Mundo Humano, en una proporción aproximada de 7 días, por uno.


Cronología de Kurai Gatsu

Dos generaciones atrás, fueron tiempos de Kurosaki Ichigo.

4114 S.A. Empieza nuestra historia y la de los personajes vigentes.

4125 S.A. Se estableció un pacto de paz con los quincys, que sigue efectivo. Aún cuando sus filas enteras alcanzaron un potencial de poder más alto de lo que se había registrado en toda la historia.
Se cree que esto ocurrió por experimentos internos para mejorar su propia raza.

4849 S.A. Un nuevo Hokyoku fue creado en el Escuadrón 12, a cargo de Kuchiki Mika. Los experimentos duraron alrededor de 50 años.
En ese lapso de tiempo, los vizards fueron creados.

4750 S.A. Kuchiki Yoruhana fue nombrada Comandante General del Gotei 13.
Esa misma noche, el Hokyoku desapareció.

4984 S.A. Después de dejar de la Sociedad de las Almas, Yuzuki Miu abogó por la legalización de las Almas Modificadas, dándole la oportunidad a miles de ellas de tener una vida.

5162 S.A. Durante un ataque a Karakura, tuvo lugar una gran batalla entre shinigamis y arrancar, cuyos indiscutibles ganadores fueron los segadores de almas.
Ese día, el anterior Rey fue liquidado.

5192 S.A. Penrod Schwartz se coronó Rey de Hueco Mundo, tras hallar el Hokyoku. Actualmente se encuentra en su poder, en una ubicación desconocida.

5272 S.A. Es decir, en el 2493 del Mundo Humano. Tras una emboscada clandestina a los quincys, liderada por el Escuadrón 10 a cargo de Dai Miyu, Ishida Nyssa fue hecha prisionera y llevada al Nido de Gusanos. Permaneció ahí por casi año y medio, pero al volver solo habían pasado dos meses.
Se desconoce por qué fue liberada, o si escapó.
En el incidente murió el teniente Katsuragi Usui, por la mano de la quincy, pero la Sociedad de las Almas no declaró la guerra, dado que oficialmente, ese incidente jamás ocurrió.
Por su parte, los quincys, no tardaron en empezar a idear un ataque para rescatar a su líder, sin embargo, el regreso de Nyssa detuvo la ofensiva inminente.

5275 S.A. Es decir, en el 2494 del Mundo Humano. Ishida Nyssa fundó el Complejo empresarial Blaue Blätter, que se convirtió en la Sede quincy, donde las fuerzas de los arqueros se entrenan y fortalecen con fines desconocidos.

5286 S.A. La alerta de que otra batalla ocurriría en Karakura, dio lugar a que el Escuadrón 12, a cargo de Kuchiki Mika, transportara a todos los habitantes a un sitio seguro mientras aquello pasaba.
En esa ocasión ganaron los arrancar, que sumieron a la ciudad en el caos y la destrucción.

5287 S.A. Después de su triunfo, los arrancar se vieron obligados a abandonar Karakura para regresar a Hueco Mundo, pues una Rebelión interna se había desatado.

5289 S.A. La rebelión organizada por un desertor, finalizó. Fue capturado por Drangaft Neriamang, y posteriormente ejecutado frente al Rey, por la mano de Kinzoku Furyoku.

5289 S.A. Mientras tanto, la reconstrucción y reorganización de Karakura, tuvieron ocupados a los shinigamis. Dieron caza a cientos de arrancar que se quedaron rezagados en el Mundo Humano.

5291 S.A. Rizva Sojan asumió el liderazgo de los vizards.

5293 S.A. Es decir, en el 2495 del Mundo Humano. Se inauguró el restaurante bar, Shibuya-ku, que acepta entre sus clientes a personas de todos los mundos espirituales, bajo un tratado de paz mientras se encuentren dentro de sus paredes. Esto abrió un nuevo canal de comunicación y relaciones entre los seres.

5309 S.A. Katou Mishida descubrió la existencia de un misterioso ser, que más tarde sería llamado Kürschner. Y tras un violento incidente que le costó una mano al shinigami, desapareció dando pie a una serie de sucesos misteriosos.

5312 S.A. Reapareció la amenaza salida del infierno, Kürschner. Inesperadamente ha originado una alianza momentánea entre la Sociedad de las Almas y Hueco Mundo, con el fin de acabar con el poderoso enemigo en común.



Lee esto y más... aquí.
Tiempo = On rol =
Clima en la
Sociedad de las Almas
Clima en
Karakura
Tiempo = Off rol =

Averigua aquí, cuánto tiempo ha pasado desde tu último click en Kurai.
¡Síguenos!
Kurai Gatsu


~Foros Hermanos~

Roles Duales, Grupales y Ambientados.Foro de Rol entre Vampiros y Humanos en un mundo futurista.
Afiliados Élite
OPSS Shinobi Wish  photo untitled44.png BelovedHogwarts .

Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Shin Hyoga el Vie Oct 18, 2013 4:58 am

Nombre: Shin Hyoga
Puesto al que aspiro: Teniente
Escuadrón: 9º

Leyenda de colores:
1er compañero
2º compañero
Ladrón Shinigami
Saba

Era de noche, hacía frío y llovía bastante. Sentía como el vaho tapaba mi cara cada vez que respiraba, a un ritmo acelerado. El corazón me latía a mil por hora y delante de mi estaba el mayor hechizo de Kidou que había visto. No había donde escapar.
Tras una noche de diversión con mis compañeros de la academia volvíamos a nuestras habitaciones. Era tarde y mis dos compañeros habían bebido un poco de más. Usualmente no tomo una gota de alcohol y precisamente eso...es lo que me llevó a esta situación. Cuando volvíamos, nuestra desdichada suerte nos llevo a cruzarnos en el camino de un criminal, un hombre peligroso y bien instruido en el Kidou, que se disponía a huir con bienes de un escuadrón del Gotei.
El hombre corría por nuestra misma calle en dirección opuesta y acabó colisionando con mis compañeros.

~ Eh, mal...dito. Vuelve aquí... - dijo uno de ellos, casi tambaleándose por la borrachera.

~ ¡Siiiii! Vuelve aquí y pelea como un hommm... hombre. - prosiguió el otro, acrecentando su ego al estar en superioridad numérica.

No apruebo los comportamientos agresivos de mis compañeros, pero, acepto que en ese estado de embriaguez lo veía normal. Supuse que el hombre seguiría corriendo pero me vi atónito observando al hombre que se paró y comenzó a girar despacio mirándonos fijamente. Vestía una túnica de Shinigami pero tenía una manga recortada, la derecha para ser exactos, y no portaba zanpakuou alguna. Aquel hombre nos miraba con inquina.

~ ¿Estáis buscando pelea, mocosos? - dijo con aires de superioridad.

~ ¿Y...y si es así? Hip... - dijo el primer aspirante a Shinigami.

Después de unos segundos el ladrón suspiró profundamente comenzó a retirarse.

~ No voy a perder mi tiempo con tres borrachos.

~ ¡No!. Ya nos marchamos, venga. - Interrumpí rápidamente a mis compañeros que estaban a punto de contestar incitando al hombre a pelear, agarrándolos de los brazos y tirando de ellos para que se dieran la vuelta y prosiguiéramos nuestro camino.
Aquello no fue buena idea ya que el hombre, sin mediar palabra alguna comenzó a reír como un loco. Sentí un enorme escalofrío por mi espalda y me giré para ver su reacción. Ya estaba nervioso, sabía que la cosa se iba a poner fea de un momento a otro y, siendo sincero, no sabía si estaba a la altura de un Shinigami adiestrado completamente. No hacía demasiado que conseguí mi zanpakutou y no soy excepcionalmente bueno en el Kidou todavía. Incluso siendo dos ebrios y uno sobrio contra él, el combate podría ser imposible.

~ ¡Osea que tú no lo estás! ¡Bien, tú serás mi diversión! - dijo a voces mientras cargaba hechizo Kidou. - Hadou 61 = ¡Sõren Shakkahõ!

Aquel Shinigami lanzó hacia nosotros un hechizo de alto nivel y no podía hacer más que dejarme llevar por mis instintos. Empujé a mis dos compañeros al suelo, apartándolos de la trayectoria del disparo pero yo sin embargo no podía moverme. Todo parecía ir muy lento, incluso yo. Veía acercarse a mi las dos bolas carmesís disparadas desde sus manos y no sabía qué hacer. Debíamos estar a unos diez metros y se me estaban haciendo mil. Sentía cada segundo como minutos y mi corazón latía con fuerza y velocidad. Sabía que con mi resistencia ese disparo no sería mortal pero sí sería muy grave.

No quiero morir aquí. Es...demasiado pronto, ¿no?

Cerré los ojos con fuerza, no quería ver lo que ocurría. Sin embargo los abrí instantáneamente cuando escuché una voz muy débil, un susurro, dentro de mi cabeza. No podía creer lo que veía. Estaba en un cementerio enorme. Me encontraba solo en un gran cementerio que abarcaba todo lo que mi vista llegaba a ver. El ambiente estaba cargado, no se podía respirar bien y había mucha niebla. Hacía mucho frío, se me helaban los huesos. No había camino alguno y la voz seguía susurrándome al oído pero sin embargo no había nadie a mi alrededor. Traté de concentrarme en sus palabras.

~ Avanza...

No comprendía muy bien qué estaba ocurriendo pero, como por inercia, comencé a andar hacia adelante adentrándome en el cementerio. Sin lugar a explicación encontré ante mis pies un camino largo que llevaba una lápida que se encontraba sola a un poco más de separación que todas las demás. Una figura me esperaba a su lado. Comencé a correr todo lo que pude. Las piernas parecían congeladas por el frío y me dolían pero tenía que llegar. Conforme avanzaba estaba más seguro de que la voz provenía de él.

“¿Quién...es?”

Cuando llegué, exhausto, comencé a jadear frente a la figura que se hallaba ante mi, pero se trataba de un personaje que rozaba lo grotesco. Se trataba de una sombra, un hombre sin rostro alguno cubierto por una túnica negra. Sus manos eran hueso y estaba haciendo resonar sus nudillos cuando llegué.

~ ¿Quién eres? ¿Qué es este sitio? - dije aún jadeando, mirando al que suponía era el rostro de aquel ente.

~ ¿Este? Este es tu mundo interno Shin.. me extraña que no lo reconozcas.

Su voz era grave y tétrica, como de alguien que me hablara desde otra dimensión. No acababa de comprender qué quería decía con que era mi mundo interno. Quise preguntarle pero no me dio tiempo, aquel ser me cortó con presteza.

~ No tenemos tiempo. Tienes que escuchar con atención. Estás en peligro Shin. - comenzó a apartarse de la tumba dejándome verla – Ésta es tu tumba Shin, y te estás precipitando estrepitosamente sobre ella, y eso...eso no es lo que te quiero enseñar.

Comenzaba a comprender lo que aquel ser estaba diciéndome. Él era mi zanpakuto, el espíritu de mi zanpakutou, y estaba tratando de salvarme.

~ Somos muy veloces, Shin, pero si solo corres sin sentido, lo único que lograrás será acercarte más rápido a tu tumba... tienes que correr para alejarte de ella. - dijo seriamente.

~ Creo que lo...comprendo. - dije despacio mirando a mi espada de reojo.

~ Normalmente la conexión y fuerza para liberar una zanpakutou es largo y tedioso pero..dada nuestra...circunstancia...vas a tener que hacerlo... – decía mientras se acercaba a mi con el brazo extendido - ¡ya! - exclamó tocándome en el centro del pecho.

En ese momento me sentí de nuevo en la realidad, con los ojos cerrados.

“La clave es usar la velocidad para alejarse de morir. No puedo morir. No debo morir.”

Apreté fuertemente mi puño izquierdo, llevando mi mano derecha a mi zanpakutou. No debía quedarme mucho tiempo pero...debía ser suficiente.

“¡Llámame!” - exclamaba mi zanpakutou desde su saya esperando ansiosa a que por fin la desenvainara.

~ Somete... - dije en voz baja agarrando firmemente la tsuka - ¡Saba!

En ese momento desenvainé y de la fuerza ejercida en el aire por la velocidad de mi desenvaine se generó una onda que salió disparada en dirección a mi atacante. La onda cortó en dos el Sõren Shakkahõ de el ladrón y seccionó parte de su hombro izquierdo, tumbándolo de espaldas por la presión ejercida. Incluso repelió la lluvia de esa sección durante unos segundos, que tras caer el Shinigami al suelo, volvió a precipitarse sobre nosotros. Observé a mi espada, se había vuelto recta y ligeramente más ancha. Su tsuba era cuadrada ahora pero, conservaba su hoja negra como cuando estaba sellada completamente.
Las fuerzas Shinigami comenzaron a llegar al lugar, apresando al hombre que nos había atacado y asistiendo a mis compañeros mientras yo observaba atónito mi reflejo en la hoja sombría de Saba. Podía ver su capucha y oír como me hablaba desde ahí.

Ahora queda mucho camino por recorrer Shin, pero...mejor que para esto no tengamos prisa.

Pensaba que te gustaba ir rápido.

Ya comprenderás que en ocasiones vale más la pena no tener prisa por acercarse que tenerla por alejarse de ella.

Aquellas palabras no me suscitaban todavía una enseñanza pero presentía que Saba tenía mucho más que enseñarme.
Y... no tenía prisa por verlo.


avatar
Shin Hyoga
Plus
Plus

Nivel de rol : 0

Rango : Teniente del 9° Escuadrón
Soul Coins : 2381

http://bleach.foros.bz/t1631-shin-hyoga#12455

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Vie Oct 18, 2013 11:26 am


Shin Hyoga

¡Felicidades!


Observaciones:
Spoiler:
Tu prueba de rol estuvo correcta en general, ¡bien hecho! Únicamente te haré una corrección en cuanto al formato que damos en este foro a los diálogos y pensamientos de los personajes, y te cito la norma a continuación (es el modo cómo tendrás que hacerlo en todos tus roles): ^_^

Formato de los posts
Es muy importante cuidar la ortografía.
Está prohibida la escritura tipo chat, los emoticonos, caritas con signos y el uso incorrecto de mayúsculas y minúsculas. Hay que tener en cuenta que en un juego de este tipo son muy importantes las habilidades literarias, así que poner atención a esos detalles resulta indispensable. Y por ejemplo en el caso de las batallas, las faltas de ortografía son un punto en contra para su calificación.
Cada personaje debe tener un "color de voz" con el que siempre diferencie todos sus diálogos y pensamientos.
Los pensamientos deben estar entre comillas y en cursivas, con el color de diálogo.
Si mencionas los diálogos de otros, deben respetar sus respectivos colores, o bien, si son PNJ´s, invéntales uno, pero de manera que siempre sea muy claro quien está hablando. En caso de que el personaje que vas a citar, utilice el mismo color que tú, si puedes cambiarlo, pero procura que sea por uno similar.
Sólo los diálogos pueden tener color. Está prohibido hacer posts multicolor. El texto de la narración, invariablemente debe permanecer sin formato.
Forma correcta:
Narración: Debe ser la letra predeterminada del foro (sin color, ni formato alguno).

Diálogos: El mismo personaje siempre debe usar el mismo color, tanto al hablar como al pensar. Y cada personaje inventado (pnj) también debe tener su propio color (aquí hay una lista donde se pueden elegir más colores que los predeterminados del foro: Lista de colores de texto disponibles )

Pensamientos: Se escriben en cursivas y entre comillas (Ejemplo:  "¿Qué es lo estará haciendo esa chica?" ).


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Otto Kyuga el Mar Nov 19, 2013 5:27 pm

Nombre: Otto Kyuga
Puesto al que aspiro: 1ª Fracción
Dependencia: 4ª Dependencia.

Seguía andando, sin parar, sin ningún objetivo, la verdad no sabía el porque lo estaba siguiendo, a lo mejor era intuición, o por no estar solo, lo cual era muy raro de mi, ya que no me importaba. De repente se paró y aprovechando la situación le pregunte -¿Quien eres? ¿Por que quieres que te siga?-. No pasó mucho, a lo que me respondió -Yo soy lo mismo que tu, un Arrancar. Y yo no te he dicho nada de que me siguieras, has sido tu el que lo ha decidido.- . Oye yo solo pensaba que querrías que te siguiera, al verte parado ahí en frente mía.- Le respondí. -Exacto...me has pillado, quería que me siguieras, te veía perdido y quise llevarte a este sitio para ayudarte, en otras palabras....entrenarte como es debido. Si un simple Shinigami te viese...haz me caso que estarías muerto ya.- Me dijo seriamente, mirándome con esos ojos verdes oscuros, algo tenebrosos. -¿Para entrenarme? Que tontería estas diciendo, ahora soy mucho más fuerte, además, no quiero pedirle ayuda a nadie, en resumen, no confío en nadie.- Cuando terminé de responderle, el sujeto que estaba enfrente mía de espaldas, apareció en un instante a dos palmos de mi cuerpo, amenazando con el filo de su katana mi cuello. No lo vi moverse, estaba desconcertado y algo asustado, no pensaba que habría una persona como él, y yo que pensaba que me había hecho más fuerte que nadie...estaba totalmente equivocado. -Ves, ya estarías muerto. Tengo la suficiente experiencia y fuerza como para hacerte un gran Arrancar, como para combatir con varios Shinigamis a la vez si hace falta. Es decir, te obligo a que seas mi aprendiz, no quiero ver por estas zonas a un estúpido y débil Arrancar como tu.- Esas palabras me conmovieron, pero por otra parte estaba algo furioso, no pensaba que una persona que no me conoce siquiera hablara así de mí. Pero entendiendo algo de lo que decía acepté, si había más como él en este lugar, mejor estar preparado y fuertemente entrenado como para no morir de nuevo.
Suspiré y le respondí. -De acuerdo, te creo, quiero ser más fuerte, pero cuando lo sea, cada uno ira por su lado, no quiero sentimentalismos ni nada de eso.-. -Jajajaja, lo que tu digas, cuando termine tu entrenamiento, tu te irás por un lado y yo por el otro...lo entiendo, lo entiendo. Bueno este lugar es bastante bueno, para empe...- No le dejé que siguiera, ya que primero quería que respondiera a algunas preguntas.- Un momento, tengo un par de preguntas que hacerte. ¿Que es un Arrancar? Y ¿los Shinigamis?, ¿Existen de verdad?, ¿esos Dioses de la Muerte?, ¿son monstruos o que?. Le dije dudoso. -Dios, si que eres un nuevo en esto sí. Los Arrancar son Hollows que se han arrancado sus máscaras y han obtenido poderes semejantes a los de los Shinigamis. Como somos seres espirituales, no podemos ser percibidos por los humanos, solo nos pueden ver los Shinigamis y seres con cierto poder espiritual que no son Shinigamis ni Arrancars aún. Y los Shinigamis no son monstruos como tu dices, son seres espirituales con poderes y habilidades bastante fuertes, y como todo ser espiritual no pueden ser percibidos por los humanos. Sabrás quien es un Shinigami cuando notes su gran reiatsu aunque todo ese poder se consigue con un duro entrenamiento y veas su atuendo negro, el cual todos llevan. Y para que no preguntes otra vez, el reiatsu es la energía de nuestra alma que nos permite movernos y permanecer de pie. A por cierto, también podemos correr y andar en el aire.-

Escuché atentamente todo lo que me dijo, estaba muy sorprendido, ¿volar? Eso si que me gustó, tarde o temprano lo probaría. Tenía una idea en mi mente, la cual era el volverme más fuerte con el fin de eliminar a todo el que me molestara. - Bien de acuerdo empecemos de nuevo, me llamo Klow Ayuka y seré tu entrenador a partir de ahora. Te volverás mucho más fuerte de lo que eres ahora. Desenvaina tu Zampakuto y empecemos con el entrenamiento.- Por lo que dijo que desenvainase mi Zapakuto se referiría a la Katana que llevaba. Hice lo que me dijo y me preparé para el entrenamiento.- Si, me llamo Kyuga...Kyuga Otto, hazme mas fuerte.- Y con esas palabras comenzó una abrumadora batalla de espadas. Cada uno mostraba sus habilidades de combate, yo como era de esperar, era derribado múltiples veces, aquella fuerza del sujeto era impresionante. Los choques de nuestras espadas eran cada vez más feroces y fuertes. El campo de batalla estaba cubierto de arena y con unas especies de columnas grisáceas muy altas y gruesas. No duraron por mucho tiempo, cada golpe que dábamos, una columna de esa era destrozada, si no era por nuestras espadas, era por mi cuerpo que se estrellaba en ellas. El dolor era intenso pero no podía quejarme, no era tan débil  tenía que aguantarme y resistir hasta el final. Todo para hacerme más fuerte.
Tenía moratones y rasguños por todo el cuerpo.-Dios, como siga a sí me va a matar.- dije desesperado. Observé a lo lejos donde estaba mi oponente, el cual había levantado su brazo  para señalarme con su dedo. Elevándose en el aire, oí como pronunciaba una palabra y una especie de poder descomunal se abalanzó sobre mi. No lo dudé dos veces y por intuición lo pude esquivar. Estaba anonadado, desconcertado, era la primera vez que veía algo así y la fuerza que llevaba era asombrosa.- Esa es una de nuestras habilidades, el Cero. Ya la aprenderás, no te preocupes, todo a su tiempo. Por cierto, has evadido bien mi movimiento, si te llegara a tocar, podrías estar muerto, jajaja.- Dijo con una sonrisa de oreja a oreja en su rostro. -Esto solo acaba de empezar-. Y me dirigí hacia él con todo lo que tenía.

Pasaron muchos años. Era otra persona, estaba totalmente cambiado, en este entrenamiento de varios años adquirí ciertas habilidades y poderes que nunca había creído que podía tener. Gracias a esto pude matar a muchos de los Hollows más poderosos. Incluso pude empatar con mi maestro en una pelea, donde los dos quedamos bastante heridos. Estaba muy orgulloso de mi fuerza, todo gracias a él, que en estos años  me lo he pasado en grande, es un sentimiento que no tuve desde hace muchísimo y me gustaba. Para mí, Klow era un gran amigo, pero todo este esfuerzo por ser más fuerte tenía que enseñarlo. Llegó la hora de mostrar los resultados de mi entrenamiento y, por eso me iba a enfrentar a mi primer shinigami. Estaba tranquilo, pero muy motivado, y decidí avisar al maestro. -Klow, es hora de partir, habre el maldito portal, que se dirija hacia la ciudad.-. Dije tranquilamente. -Te has vuelto un poco irritable en estos años.- Dijo bromeando. Klow alzó su brazo hacia el aire y con un gesto abrió una espacie de garganta negra. Los dos entramos, todo era totalmente oscuro. Seguíamos andando hasta encontrar una luz, la cual llegaba hacia la puerta a la ciudad. -Mira Otto, esto es ciudad Karakura, seguro que verás a un shinigami.- La ciudad Karakura la contemple en el aire, el viento de la noche era fresco, la luz de la luna resplandecía en toda la ciudad, era impresionante. Llevaba mucho tiempo sin ver esta imagen del mundo, las luces de la ciudad mostraban unas calles solitarias, con hogares lleno de humanos y gente despreciable, que hacía que me revolviera el estómago, Era una sensación extraña, esto no lo sentía cuando era humano, había cogido un desprecio por ellos enorme. Los odiaba y no me importaría llevarme a uno al infierno. De repente sentí varios reiatsus desconocidos, eran algo fuerte. -Otto, ¿lo has sentido?...seguro que ellos también a nosotros. Hay que estar en guardia, no te dejes llevar y por supuesto no los subestimes. Se avecina una gran batalla. Recuerda todo lo que te he enseñado, concéntrate y supera al rival. Ganarás fácilmente.- Me dijo advirtiéndome. -Sí. Al parecer son dos. Ya sabes, uno para ti y otro para mi. Vamos.- Dije, poniéndome en marcha para el combate.

Los dos nos dispersamos, yendo cada uno a por su presa. Iba a bastante velocidad, fruto de mis duros entrenamientos. De repente apareció una silueta delante mía, sentía un gran reiatsu, sin duda era un Shinigami, por lo que me dijo Klow sobre que todos llevaban una vestimenta igual y de color negro. Su mirada era penetrante y seria, llena de odio, seguramente hacia nosotros. En todos estos años que había pasado en Hueco Mundo, aparte de entrenar, Klow me contó sobre los Shinigamis y el por qué son nuestros enemigos. La verdad es que no me importa absolutamente nada.
El Shinigami desenvainó su Katana, yo hice lo mismo que él, la sujeté con fuerza, sin quitarle la mirada al enemigo. -Hola arrancar...parece ser que no estas de suerte, te a tocado con un oponente bastante fuerte.- Dijo de repente. -Eso espero. Porque me aburriría en mi primera batalla con un Shinigami.- Le respondí seriamente. -Pero yo creo que tampoco estas de suerte. Te ha tocado una batalla con un oponente que no conoces siquiera. No sabes de lo que puedo ser capaz.-. El Shinigami parecía cada vez más cabreado, o a lo mejor era mi imaginación. -Bueno, me llamo...- Le interrumpí,  respondiéndole. -No me interesa.-. -Eres un...- de nuevo le interrumpí.- No me interesa. Si no vas a empezar tu lo haré yo.- Me puse en posición de ataque, pero inesperada mente, el Shinigami utilizo su Shumpo para aparecer detrás de mí y cortarme con la espada. Reaccioné rápido a ese movimiento inesperado, suerte que tuve reflejos. -”Con que utilizando el Shumpo para atacarme por la espalda ¿no? Tss, es verdad que no tengo que subestimarles.”-.Me puse en guardia. -Lo has esquivado bien, Arrancar. Tienes buenos reflejos.- Era hora de mi turno. Empuñé bien la espada y le ataqué a toda velocidad. Nuestras espadas empezaron a chocar, saltando chispas por el roce de estas. Rápidamente utilicé mi Sonido para dirigirme a gran velocidad a mi enemigo, haciéndolo sorprenderse y atacándolo en su hombro, provocándole un gran corte. El shinigami, sorprendido por la velocidad, este se enfureció. -Tsk, no me queda otra, utilizaré mi shikai.- El Shinigami, pronunciando unas palabras, transformó su espada en una especie de guadaña, de 1 metro de largo. Sorprendido por aquello, sonreí ya que esta batalla podría ser interesante. -Estupendo, ahora ven con todo, o no podrás hacerme ni un leve corte.- Le dije orgulloso. El Shinigami vino hacia mí, sin pensárselo dos veces me atacó con su nueva forma del arma. Me empecé a defender parando sus ataques con la espada, notaba algo más de fuerza, pero tampoco era tan sorprendente. De repente utilizo su shumpo y apareció a mi derecha a 4 metros de distancia, este alzo su brazo y pronunció unas palabras. Salió de sus manos una especie de rayo dirigiéndose hacia mí. Este ataque inesperado me hizo una herida la cual me provoco una especie de hoyo en el cuádriceps. -Tss. No lo esquive bien. Ese ataque iba rápido.- Mi pierna empezó a sangrar, era poca la que salía, pero algo dolía. -”Tengo que tener más cuidado. Al parecer eso era un Kidoh, según lo que me dijo Klow”.-

Apareció en medio del combate Klow. Al parecer ya había terminado su pelea. -Vaya, vaya. Parece ser que estáis igualados. Mi contrincante era muy débil. Me das envidia Otto, te estas divirtiendo bastante.- Me dijo celoso. Quite la mirada a Klow y volví a observar al enemigo. Esta vez acabaría con el de un golpe. Mi primera técnica aprendida en el entrenamiento. -Golpe Caluroso.- pronunciando esas palabras, el filo mi espada empezó a calentarse a 80 grados. Cogió un color rojizo, algo brillante. -Prepárate para morir, !SHINIGAMI¡-. -Mier***, ¿por donde atacará?.- Dijo sofocado. Convine mi técnica con el Sonido y yendo a grandes velocidades empecé a rodear al enemigo, y lanzándole muchas ondas de calor, pude abrasarle, quedando el cuerpo quemado por completo, es decir, murió. -Pobre Shinigami, no sabía por donde le atacarías. Bueno era su destino después de todo. Has peleado bien Otto.- Dijo alegremente. -Vamos a curarte esa herida. Tu misión acaba aquí-. Y con ese final, acabé con mi primer shinigami. Estaba contento. Era el comienzo de una nueva era para mi.

Técnicas usadas:

Spoiler:
Golpe caluroso:
Este movimiento es simple, pero a la vez algo peligroso ya que si el ataque te toca, podrías estar en grandes problemas. Esta técnica consiste en calentar el filo de mi espada a una temperatura de 80 grados (mi espada no se funde ya que esta hecha con obsidiana, y cuesta más que se funda) y luego realizo una serie de especies múltiples cortes en el aire en dirección al enemigo, apareciendo unas ondas de calor, las cuales dañan bastante al enemigo.


Última edición por Otto Kyuga el Miér Nov 20, 2013 9:05 am, editado 1 vez
avatar
Otto Kyuga
Alma Modificada
Alma Modificada

Nivel de rol : 3

Rango : 1ª Fracción de la 1ª Dependencia
Soul Coins : 14895
Localización : Buscando Tsunderes
Humor : Mmmmm...Tsk
Intereses : Tsunderes y Yanderes


http://bleach.foros.bz/t1720-otto-kyuga#13122

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Kisho Soma el Miér Nov 20, 2013 8:26 am

Nombre: Kisho Soma
Puesto a obtener: Primera Fracción
Dependencia: 4
 ----
 
Al ponerse, el sol bañaba ese día con la relajante luz anaranjada que tanta sensación de serenidad da a quien la observa. Una luz que hacía brillar el polvo que levantábamos al caminar, y que se reflejaba en las cristalinas aguas del río que, a nuestra izquierda, seguía su curso, solo separado de nosotros por una hilera de pinos. Las peñas a nuestra derecha proyectaban en nuestro camino grandes y puntiagudas sombras.
Todo esto daba lugar a un ambiente de serenidad en el que los cuatro nos dejamos sumergir. Por ese entonces yo tenía 16 años recién cumplidos. Mi hermana mayor, Nisa, que caminaba a mi derecha, era... mucho más que una hermana. Cuando yo nací y mi madre murió en el parto, mi padre entró en una profunda depresión de la que no pudo salir sino suicidándose tres meses más tarde. Desde ese entonces, mi hermana, que solo tenía 9 años, tuvo que cuidarme como si de mi propia madre se tratara. Eso es lo que ella era para mí. La madre que nunca tuve, en ese momento en medio de las otras dos personas que nos acompañaban: Salazar y Kakashi.

Kakashi mantenía una relación con mi hermana que había durado más de dos años. Nunca me gustó ese hombre. Sus ojos verdes, preciosos a la vista de cualquier otra persona, me inspiraban mucha desconfianza. Su melena negra como la noche le hacía parecer, en ocasiones, una mujer si se le miraba de espaldas.
Salazar, por otro lado... que decir de él. Locamente enamorado de mi hermana, como ya en muchas ocasiones le había hecho saber. Fue para mí como un padre. Pese a que mi hermana no mostró nunca ningún interés en él, Salazar siempre estuvo allí. Tanto para jugar conmigo cuando era un niño, como para ayudarnos a mi y a mi hermana cuando alguno de los dos enfermaba, él nunca nos falló. Esa era otra de las razones por las cuales no terminaba de aceptar a Kakashi. ¿Cómo podía mi hermana preferirle a él antes que a Salazar? Yo siempre había querido que Salazar fuera... uno más en nuestra pequeña familia de dos.

Ya faltaba poco. Al final del camino de tierra ya se podían apreciar las primeras casas de nuestro pueblo. Las  pesadas cestas con los víveres que habíamos comprado en el pueblo de al lado habían hecho que los tres cuartos de hora de camino de vuelta parecieran una eternidad. Desde que la mafia controlaba nuestro pueblo desde hacía ya 11 años, todos los negocios allí debían tenerlos a ellos como intermediarios, haciéndose demasiado caros para familias humildes como las nuestras, obligándonos así a tener que desplazarnos varios kilómetros cada vez que necesitábamos productos o servicios de cualquier tipo. Por eso estábamos todos tan contentos ante la noticia que llevaba unos cuantos días circulando por el pueblo, de que la mafia había dejado de interesarse en nosotros y estaba por abandonar el lugar en breves. La fiesta que el pueblo había organizado para celebrarlo era esa misma noche.

Fue por eso que nuestros caminos se separaron poco después de entrar a nuestro municipio. Debíamos dejar nuestras compras en nuestras respectivas casas y cambiar nuestras ropas, llenas de polvo y sudor, por unas algo más presentables. Especialmente Salazar, quien había sido elegido para dar el discurso en la fiesta, antes de que la orquesta comenzara con su repertorio musical. La verdad es que, si iba a oír buenas noticias de la boca de alguien, prefería que fueran de la suya.

 
---- 1 Hora más tarde ----
 
"Nevando... ¿en primavera?" La nieve que veía caer a través de la ventana de mi cuarto me tenía sumido en mis pensamientos, desplazado de la realidad. -¡Vamos, Kisho, o llegaremos tarde al discurso!- Las palabras de mi hermana me hicieron volver al mundo real, desconectándome de la preciosa escena de la nieve, acumulándose poco a poco sobre los tejados de las casas y sobre las aceras, bajo la amarillenta luz de las farolas.
 
Bajé las escaleras de caracol todo lo rápido que pude. Yo iba bastante bien vestido, pero mi hermana... era algo totalmente a otro nivel. Un precioso vestido corto y apretado, de color rojo intenso, que marcaba todas las curvas de su cuerpo a la perfección, combinado con unos zapatos de tacón corto blancos y una bufanda también blanca. Llevaba, además, sus pendientes favoritos. Unos pendientes de oro que, según ella, habían sido de nuestra madre. -Vaya, Nisa. Vas realmente guapa- le dije mientras le dirigía una sonrisa.  -Gracias, hermano. ¡Démonos prisa, o nos lo vamos a perder!- Me respondió ella, mientras abría la puerta de casa. Asintiendo con la cabeza, seguí sus pasos hacia la oscuridad de la calle, únicamente iluminada por la luz de las farolas y de la luna. 
 
 
---- Unos minutos más tarde, en la plaza del pueblo ----
 
 
La nieve, que caía con más fuerza que antes, había formado ya una capa de varios centímetros de espesor tanto en la calle como en los tejados. Todos los habitantes habían asistido. Todos, menos Kakashi y Salazar. Habría, más o menos, unas setenta personas aglomeradas en la pequeña plaza, de forma rectangular y con un palco de madera (bastante mediocre) improvisado para la ocasión en el centro de la misma. El murmullo constante se acrecentaba en vista de la tardanza de Salazar. Tras media hora de espera, al fin apareció, ante la atenta mirada de todos. Mientras se dirigía al palco para pronunciar su discurso, me miraba sonriente, mientras me saludaba con su mano derecha. También saludó a mi hermana, la cual le devolvió el saludo, también con una sonrisa en los labios.
Con paso decidido, subió al palco junto con el alcalde, los concejales, y otras personalidades del pueblo, y se dispuso a dar el discurso. -Hoy estoy feliz de dirigirme a todos vosotros, querido pueblo. Estoy feliz por ser el que os dará la que posiblemente sea una de las mejores noticias de vuestras vidas. Como ya sabréis...- Sin precedente alguno, un grito interrumpió a Salazar. -¡Corred! ¡Corred! Tenemos que salir de aquí, ¡es una trampa!, ¡una trampaaa!- Kakashi, que vino corriendo y gritando hacia nosotros, parecía recién escapado de un manicomio.
-¡Estan aprovechando que estamos aquí para saquear nuestras casas antes de irse! ¡Todo esto es una trampa de Salazar!
¡Él es...!-
 
El disparo resonó por toda la plaza, y Kakashi calló derribado por el impacto de la bala en su abdomen. -El segundo al mando de la mafia estatal. Eso es lo que soy. Muy avispado... Kakashi. ¡Chicos, cambio de planes! ¡Fuego! - 
 
 
                                                                                           ----
 
 
Ni siquiera supe de donde llegaron los disparos. En unos segundos, todo se convirtió en gritos, muerte, y sangre. Al parecer, ellos estaban allí mismo, infiltrados entre la gente del pueblo, colocados estratégicamente para... acabar con todos nosotros. Tendido en el suelo, con un disparo en el hombro, yo gritaba y lloraba. Todo eso era demasiado para mí. A duras penas, pude levantarme, con el punzante dolor de mi hombro hostigándome cruelmente. Pero no era eso lo que más me dolía. -Salazar, tu...¡Siempre has sido como mi padre! ¿Por qué?... ¿Por qué?...- En el mismo momento en el que me puse en pié, dirigiendo estas palabras al hombre en el que siempre había confiado, aquellos que habían ametrallado a todos los que ahora no eran más que fríos cadáveres sobre la nieve me encañonaron con sus armas.
- Bah, bajad las armas. - Los hombres armados obedecieron al instante las órdenes de Salazar, que ahora caminaba hacia mí. O al menos, eso era lo que yo pensaba. No era hacia mí hacia quien se dirigía, si no hacia el cuerpo de mi hermana, tendido boca arriba en la nieve, que había pasado de blanca a roja, teñida por la sangre. Ella seguía viva, respirando torpemente y con sus ojos color canela abiertos y bañados en lágrimas, que me miraban reflejando dolor y pena. - ¿Sábes lo único que ha sido cierto de todos estos años de teatro, Kisho? Lo que tu hermana me hace sentir - Salazar, que ahora está junto a mi hermana, se agacha y agarra suavemente su barbilla, girando su cabeza para que sus miradas coincidan. Yo simplemente permanecía inmóvil. A pesar de todo lo que estaba ocurriendo, todos los años que había pasado junto a Salazar, pese a estar desplomándose como la gran mentira que eran, me impedían creer la situación.  - Desde que la ví por primera vez, ella fué... una obsesión. No es simplemente guapa, ella es, como decirlo. Como una diosa. Y sin embargo, ella... solo pensaba en ese bastardo de Kakashi. - La cara de Salazar tornó en una expresión de rabia - ¡¿Que tenía yo que no tuviera él, éh!? ¡¿Queeeé!? Mírate ahora, Nisa. Agujereada como un colador. ¿y quién es el único que podría salvarte en este momento? ¿Kakashi? ¿el idiota de tu hermano? No. Nadie, Nisa. Nadie va a salvarte, angelito. Ahora lo único que vale la pena de tí... es esto. - Con un seco movimiento, Kakashi arrancó los dorados pendientes de mi hermana, desgarrando sus orejas, incrementando su agonía.
 
- ¡Ya basta! - Ensangrentado y malherido, Kakashi intentaba torpemente ponerse en pie sin éxito. - ¿Qué vas a hacer? ¿Matarme de pena? Bah. Vámonos chicos, se acabó el espectáculo. Los demás ya habrán acabado de saquear a estas alturas. Es hora de irse. - Dijo Salazar, rematando a Kakashi de un disparo en la cabeza. - Señor, todavía queda uno en pie - - Tranquilo, no será por mucho tiempo - Los ojos de Salazar se clavaron en mí. Yo me limitaba a llorar. No estaba preparado para todo esto. - Entonces... todos esos momentos que hemos vivido juntos... para ti no han significado... - Él me apuntó con la pistola, colocando el dedo en el gatillo, listo para disparar. - Nada, Kisho. Para mí, no han significado nada. - Y ante la atenta mirada de la luna, la bala salió propulsada del cañón del arma, siguiendo su camino, en línea recta, directamente hacia mi rostro.
avatar
Kisho Soma
Alma Modificada
Alma Modificada

Nivel de rol : 2

Rango : RIP
Soul Coins : 10798
Humor : Sarcástico

http://bleach.foros.bz/t1646-kisho-soma#12602

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Jue Dic 05, 2013 7:22 am

Ambos contendientes han hecho un gran trabajo, mas el ganador de la prueba de rol para obtener el rango de Primera Fracción en la Cuarta Dependencia, es:

Kisho Soma

¡Felicidades!



Envía un MP a Dai Miyu explicando las dos nuevas técnicas de Resurrección a las que tienes derecho y espera respuesta, para que luego las puedas agregar a tu ficha.


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Kiiro Kan'ami el Jue Dic 19, 2013 2:48 pm

Nombre: Kiiro Kan'ami
Puesto al que aspiro: Teniente
Escuadrón: 5to

Cap. II:
Muñecas de Sangre
El el distrito Junrinan, fui acogido por una amable familia de mercaderes del Rukongai, ellos me han enseñado mucho y yo trabajo con ellos para mantenerme y ganarme la comida, la vida aquí es más tranquila, ya no huyó ni peleo por sobrevivir, me gustaría vivir aquí para siempre. Sin embargo, aún conservo lo que tomé del asesino de la gente de mi distrito, hoy sé que son shinigamis y nos cuidan de unas bestias llamadas hollows, sin embargo nadie menciona nada sobre asesinar gente, aún creo que hay algo más aquí.
- Kiiro! -se escucha una voz fuera de mi habitación, por el característico tono puedo reconocer que es Choji, la anciana de la familia, que se para en el umbral de la puerta- aún lees esos papeles que guardas con tanto recelo.
- Si Choji-sama -me levanto, enrrollo los documentos y los guardo en un caja- aún no entiendo todo, seguirás enseñandome cierto?.
- Lo que yo sepa lo aprenderás, pero debes ayudarme con mis muñecas -me dice en tono amable, algo muy característico en ella-.
Sonrío a modo de aceptar la propuesta, es lo habitual para mí, durante un par de meses he ayudado a la anciana a hacer sus muñecas que vende muy bien en el mercado, es un interesante trabajo, aunque ella me dice que le gustaría darles más vida y alguna vez tener una especie de teatro o lugar donde hagan obras con ellas, no se como sería algo como aquello, pero siempre la aliento a que lo intente, se a portado suficientemente bien conmigo como para decir otra cosa.
Otro día normal en el mercado, ayudo a trasladar las cosas como es de costumbre, sin embargo un grupo de maleantes se acercan a mí y a la anciana, he intentan robarle, hacen un gran escándalo por lo que otras personas observan pero no se entrometen por miedo, uno de los tipos me golpea fuertemente lanzandome contra el piso cuando intenté proteger a Choji-sama. De pronto aparece un chico shinigami e intenta protegernos pero los maleantes parecen organizados y sacan espadas para luchar contra el shinigami. En el transcurso de la pelea me levanto y llevo a la anciana lejos del peligro, para evitar que la dañen. Los maleantes no dan tregua al shinigami, por lo que me decido a ayudarle, tengo mis puños y mi astucia, pero no sería suficiente, así que tomo una de las cajas y se la lanzó en la cabeza a un maleante, aturdiéndolo momentanéamente, el chico por su parte toma el momento de distracción y ataca, dejando inconsiente a los otro dos.
- Ya no hay nada que ver, regresen a sus hogares -dice fuertemente el shinigami con voz grave y luego me da una mirada severa- eso podría haber sido muy peligroso eres sólo un niño no puedes involucrarte en estas cosas...-guarda su espada en su cinto, se acercá-...igualmente gracias.
Asentía con la cabeza, cuando un sonido cortante y salpicaduras de sangre llenarón mi rostro, quedé parálizado, el shiinigami se observo su abdomen del cual brotaba sangre y una hoja afilada. El maleante que había aturdido, se había incorporado y mientras el shinigami tenía su guardia baja lo atravesó con su espada. Al tiempo en que el chico caía al suelo, otros shinigamis llegaron y redujeron rápidamente al maleante, pero el chico estaba muy mal, su sangre lleno el piso del lugar, los otros me alejarón de él y se lo llevarón al interior del Seireitei, quedando solamente las muñecas de Choji-sama, empapadas en su sangre.


Última edición por Kiiro Kan'ami el Vie Dic 20, 2013 10:03 am, editado 2 veces (Razón : Edición para correjir algunas cosas técnicas, como el color, porque esto ira en mi cronología así que lo arregle)


"Yo soy la proyección de la mentira en que vives, júzgame y senténciame pero siempre estaré viviendo en ti"
avatar
Kiiro Kan'ami
Plus
Plus

Nivel de rol : 0

Soul Coins : 4438

http://bleach.foros.bz/t1822-kiiro-kan-ami#14858

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Jue Dic 19, 2013 9:21 pm




Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Kiiro Kan'ami

Observaciones:
Spoiler:
Ha sido una prueba de rol breve, pero para el rango de teniente, da suficiente muestra de tu escritura.
Relatas muy bien, sólo ten más cuidado al colocar los colores de diálogo, puesto que dejaste algunos sin color.


Como dato, te dejó aquí el punto del reglamento que usamos para el formato de colores.

Formato de los posts
Es muy importante cuidar la ortografía.
Está prohibida la escritura tipo chat, los emoticonos, caritas con signos y el uso incorrecto de mayúsculas y minúsculas. Hay que tener en cuenta que en un juego de este tipo son muy importantes las habilidades literarias, así que poner atención a esos detalles resulta indispensable. Y por ejemplo en el caso de las batallas, las faltas de ortografía son un punto en contra para su calificación.
Cada personaje debe tener un "color de voz" con el que siempre diferencie todos sus diálogos y pensamientos.
Los pensamientos deben estar entre comillas y en cursivas, con el color de diálogo.
Si mencionas los diálogos de otros, deben respetar sus respectivos colores, o bien, si son PNJ´s, invéntales uno, pero de manera que siempre sea muy claro quien está hablando. En caso de que el personaje que vas a citar, utilice el mismo color que tú, si puedes cambiarlo, pero procura que sea por uno similar.
Sólo los diálogos pueden tener color. Está prohibido hacer posts multicolor. El texto de la narración, invariablemente debe permanecer sin formato.
Forma correcta:
Narración: Debe ser la letra predeterminada del foro (sin color, ni formato alguno).

Diálogos: El mismo personaje siempre debe usar el mismo color, tanto al hablar como al pensar. Y cada personaje inventado (pnj) también debe tener su propio color (aquí hay una lista donde se pueden elegir más colores que los predeterminados del foro: Lista de colores de texto disponibles )

Pensamientos: Se escriben en cursivas y entre comillas (Ejemplo:  "¿Qué es lo estará haciendo esa chica?" ).



avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Subarashi Shinoda el Dom Dic 22, 2013 11:45 pm

Nombre: Subarashi Shinoda
Facción: Teniente.
Rango: 3er escuadrón.

Una noche tormentosa y realmente oscura. Los truenos y relámpagos sonando cual orquesta eran la única fuente de luz que permitía ver al shinigami por donde llevar sus ligeros pasos. Cabizbajo, silencioso, Subarashi Shinoda caminaba por una zona inhabitada del distrito ochenta del Rukongai; había que tener coraje para deambular por aquel lugar, incluso siendo una alma muy bien entrenada para matar hollows despiadados o incluso otros shinigami... Vaya a saber uno el motivo...
Las gotas de lluvia formaban surcos sobre su rostro, totalmente empapado. Tenía la vista perdida en una pequeña choza que apenas podía ver, pero sabía exactamente donde se encontraba... ¿Por qué? Shinoda seguramente tenía una razón, él no hacía las cosas simplemente porque si y mucho menos, salía por la noche del Seireitei; siempre un lógico razonamiento.

Minutos más tarde se encontraba frente a la puerta de aquel “hogar”. Inmóvil, observaba fijamente la puerta, como si vagos recuerdos sobrevolaran por su mente y tratase de descubrir que significaban realmente. Finalmente se movió, extendiendo su brazo levemente hacia delante a la par que su cuerpo le acompañaba. Abrió la puerta, la oscuridad aún reinaba... Observó el interior, sin notar ninguna presencia espiritual y finalmente ingresó, con la calma que lo caracterizaba en la actualidad. — Tsk... -. Un sonido con deje de molestia emergió del shinigami, quien cerró la puerta a sus espaldas y quedó cubierto totalmente por las tinieblas del momento, apenas se podían ver los muebles del lugar.

Su respiración no era normal, se veía algo pausada, incluso temerosa. El latido de su pecho era increíblemente rápido, la adrenalina se apoderaba del pelirrojo. Este cerró sus ojos y caminó, sintiendo como la madera bajo sus pies crujía levemente. Todo eran sensaciones en aquel lugar, un sitio que tras mucha investigación, podría ser el lugar donde vivieron sus padres durante mucho tiempo tras su desaparición... Increíble pero verdad, ya era difícil para la división de investigación hacer averiguaciones tales, pero un simple shinigami raso había dado con un paradero como aquel.

Acercándose a una mesa, el shinigami posó suavemente los dedos de una de sus manos y caminó con lentitud, repasando su superficie de mala calidad, ensuciando sus dedos con el polvo que se fue acumulando con el tiempo. Se detuvo, mostrando disgusto al apretar sus labios. Una especie de olor extraño llegó a él. De pronto, un relámpago alumbraría el lugar tras entrar por la ventana... El shinigami observó sangre manchando una pared, una enorme cantidad de la misma, lo cual le dejó totalmente paralizado. — ¿Qué? -. Se preguntó musitando, al tiempo que aceleraba su paso y se acercaba a las manchas. No dudó en ponerse de cuclillas al estar con gran cercanía a la pared ensangrentada, tocó la sangre y la sintió ya seca, por lo que no podía ser el lugar del cual provenía aquel olor... ¿De donde entonces? Se detuvo a pensar, cerrando los ojos nuevamente.

Se levantó y revisó todo el lugar, por completo, pero nada pudo descubrir. Pasaron los minutos y la tormenta fue mermando, así como también el olor desapareció al cabo de unos minutos. ¿Qué estaba pasando allí? Había una extraña sensación abrumando al pelirrojo, que lo hacía impacientarse, acelerarse mucho más de lo que ya estaba.
Luego de tanto buscar, simplemente se sentó en una silla ubicada frente a la mesa. Lacio, casi sin vida, el joven observaba aquella mancha de sangre mientras su cabeza trazaba las tantas escenas posibles que pudieron llevar a que tanta sangre manchara la pared... Eran incalculables realmente. Estuvo horas allí, inerte, pensando... La noche se fue acabando, y con ello, los primeros rayos de sol comenzaron a entrar por la ventana.

El shinigami decidió levantarse e irse, ya no había mucho por hacer allí. Tal vez en otra ocasión volvería a visitar el lugar, pero debía volver cuanto antes al Seireitei. Caminó hacia la puerta y abrió la misma, haciendo que una leve ventisca entrase por la misma. En eso, pudo ver como una especie de hoja se levantó y voló suavemente hacia la mitad de la habitación. Shinoda la persiguió, agachándose para tomarla y ver que era una foto. Aquella foto pertenecía a sus padres, eran ellos de hecho... El último recuerdo que estos le dejaban. Una lágrima derramó sobre la foto, el ahora angustiado espadachín. Este se quedó allí, observando la foto, emocionado por lo que observaba y confirmando que aquel lugar había pertenecido a quienes buscaba incansablemente.

La tristeza reinaba en la Sociedad de Almas, producto de tan solo un huérfano...


avatar
Subarashi Shinoda
Plus
Plus

Nivel de rol : 0

Rango : Teniente del 3° Escuadrón
Soul Coins : 2238
Localización : Seiretei.
Humor : Variable.
Intereses : Respuestas.


http://bleach.foros.bz/t1835-subarashi-shinoda#15520

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Lun Dic 23, 2013 9:02 pm





Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Subarashi Shinoda


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Katayama Taihei el Miér Feb 26, 2014 10:27 pm

Nombre: Katayama Taihei.

Escuadrón: 5° escuadrón.

Puesto: Teniente.


¿Sabes lo que es el miedo?, ¿conoces sus efectos y sus causas?, miedo es aquel sentimiento con el cual uno se topa y voltear es muy complicado, puesto que altera los estados físicos del ser humano, y claro, también el de un shinigami. Ya se cumplía el año número veinte desde que sus padres habían desaparecido, no, él sabía que estaban ahí, vivos o muertos pero estaban ahí, desaparecidos no estaban, se aferraba a la idea de que en algún momento iría en busca de ellos en todas sus formas, inclusive en calidad de bultos, de costales sin reiatsu ni alma alguna. Más que la pérdida de sus progenitores, el dolor provenía de la ignorancia, el suspenso, el no poder darles un entierro con dignidad, todo esto lo pensaba el joven Taihei, en su cuarto, solo, a la luz de una mísera vela prendida quizás por cuantas horas, la cera estaba derritiéndose muy rápido. Sentado en su cama mirando como su vela se consumía, cerró los ojos y una lágrima salió de su ojo izquierdo, prometió desde ese entonces no volver a llorar. Sujetaba su rostro con las manos mientras sus codos se encontraban apoyados en sus muslos. Se podían ver muchas cosas en su cuarto, objetos, pero más que eso... recuerdos, muchos objetos que cumplían su rol de adornar la habitación, objetos que eran de sus padres, los cuales estos habían regalado a su hijo. Miró hacia la ventana un tanto melancólico y observó un hermoso árbol con innumerables pétalos. Fue ahí cuando recordó lo que su padre le había mencionado sobre aquello... - ".. nosotros somos esos pétalos, los Shinigamis sin cargos tan importantes, el tronco son los capitanes y las raizes la comandante general, nosotros los pétalos somos los encargados de darle belleza al árbol, somos producto de su gran esfuerzo en generar un ejército como nosotros... nunca lo olvides, a diferencia de mí, tienes un potencial escondido que tienes que reforzar, puede que no seas un pétalo, puede que seas una semilla, en cualquier momento caerás... y verás como tu mundo se desmorona, pero al caer, agarra fuerza, y empieza el verdadero crecimiento, ¿quién sabe?, puede que termines siendo un gran árbol, con tus propios pétalos, no hay peor jefe que el que no tiene subordinados que lo sigan, si no los tiene, no es Jefe, tú no tienes que ser Jefe, tú debes ser mentor, y si tienes subordinados, te habrás ganado los mejores pétalos del mundo..."

La imagen de su padre se fue perdiendo en una especie de neblina, sumergiéndose en ella mientras se veía como una versión pequeña de Taihei corría desesperado tratando de coger a su padre quien ya se perdía en una espesa nube. Abrió los ojos de estrépito, si, se había quedado dormido, no era su culpa, la vela se había consumido por completo y la habitación estaba a oscuras, y ya de por si era muy tarde como para seguir despierto. Mas luego de despertar no pudo pegar otro ojo y seguir dormitando, sentía miedo, pánico. ¿Qué era esta sensación?, se preguntaba muchas veces mientras trataba de encontrar algo por el cuarto, tratando de encontrar lo que le aterraba en ese entonces. Lo único que encontró fue su Zanpakutoh, no había nada más. Se quedó mirando un poco a su espada, le parecía como si esta le susurrara algo, algo que él aún no podía discernir bien que era. Vaciló un poco al intentar acercarse a ella, suspiró y se encaminó a tomarla. No, no había nada de raro, quizás estaba enloqueciendo.

- "Me hace falta dormir, estos días me he dedicado solamente a pensar en las trabas de mi pasado".- Pensó el joven shinigami mientras se tiraba lentamente hacia su cama, dejó su Zanpakutoh al lado suyo e intentó cerrar los ojos nuevamente. No pasaron ni cuatro segundos cuando el estrépito sonido de una explosión lo despertó, gran parte de su habitación estaba destruida, se levantó de un brinco, desenvainó su arma y la tomó firmemente con sus dos manos, su mirada no perdía la cordura, en cambio su corazón si, palpitaba a mil por hora, la razón... diez menos grande habían interrumpido su "siesta".- Uno... dos... diez, bien, no creo que sea tan difícil...- Cerró sus ojos e intentó saltar, mas no podía, algo se lo interrupía, luego se dio cuenta de la triste realidad de que no se podía mover, para nada. Miedo... tenía mucho miedo, temor, quería vivir, quería hacerse más fuerte y buscar a sus padres, si moría, no podría hacer eso ni mucho más. Los menos grande abrieron sus bocas y cargaron sus Ceros. La luna llena observaba desde lo más alto, como aquel Shinigami moriría a manos de aquellos monstruos...- "Muévete, muévete, muévete, muévete, muévete".- Pensaba reiteradas veces. Nada que hacer, los Ceros iban de camino con el fin de hacerlo pedazos.

El grito de un joven shinigami despertó a todo el escuadrón, se levantó de su cama, aterrado, con los ojos bien abiertos, miró hacia todos lados, no habían Hollows, todo estaba bien.- Si, me falta dormir.- Susurró para luego levantarse de su cama y tomar su Zanpakutoh. Caminó hacia la salida con semblante orgulloso, rumores corrían de su ascenso, no había cabida para falsas esperanzas, ascenso o no, tenía que trabajar duro para llegar a ser el tronco de un hermoso árbol... y quien sabe... incluso las mismas raíces. Al salir de su cuarto, los rayos de sol golpearon con cariño su rostro, y el viento refrescaba su rostro del tenue calor para generar un día agradable, y Taihei, no estaba preocupado de aquello, él tenía una meta fija, y la iba a conseguir.


avatar
Katayama Taihei
Plus
Plus

Nivel de rol : 0

Rango : Oficial del 5° Escuadrón
Soul Coins : 1409
Localización : Sereitei.
Intereses : Mantener la paz en la sociedad de almas.
Ser a futuro el árbol proveedor.


http://bleach.foros.bz/t2016-katayama-taihei#17686

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Jue Feb 27, 2014 3:17 am





Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Katayama Taihei


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Hanna Rihavein el Jue Feb 27, 2014 2:11 pm

Ahhh… el cielo azul. El hermoso, hermoso cielo azul. Hanna podía estirar sus manos hasta casi alcanzarlo. Casi… Las nubes con dichosas formas circulaban empujadas por el viento celestino, mostrando encaprichadas formas ante los embelesados ojos de la muchacha. Era como si desde hace años no contemplara el cielo, parecía que nunca hubiese contemplado nada. Un dolor de cabeza repentino asaltó su idílica visión, obligándola a acercar su mano hacia la punzante herida que tenía en la frente. ¿Sangre? –Ah… ya recuerdo-  Pero no, no se acordaba. Dejó reposar su brazo endeble contra el suelo,  tocando algo mullido, algo extrañamente mullido. Giró sobre sí misma y observó apaciblemente el cuerpo desfigurado que yacía junto a ella. Éste volteó a su vez de manera escabrosa, y cruzó miradas con ella.  Acompañando aquel repulsivo movimiento, todo el escenario se modificó en un vórtice espacial, trasformándose en una habitación oscura y macabra, llena de escombros.

-Tú no me salvaste- Sonrió maliciosamente el cadáver, con el rostro desfigurado.  

-¿Que yo qué?-. Balbuceó Rihavein, anonadada.

La histeria invadió cada fibra corporal de la joven. Aterrada repuso -¡Nunca pasó!- Posteriormente, acongojada y llena de desesperación, se sacudió y convulsionó sobre el suelo. –Esto no puede ser cierto, ese día yo…-

-¿Tú qué? No hiciste nada, absolutamente nada- Sonrió sarcástico el niño, burlándose de la debil muchacha que se retorcía como loca junto a él.

-Allan yo lo intenté…- Suplicó Hanna, pero  sus fuerzas no la acompañaban. Se retorció una vez más, y luego cesó, rompiendo a llorar como si no hubiese mañana. Repetía una y otra vez entre sollozos que lo había intentado, que no era su culpa. Se sentía ensartada de nuevo en aquel fierro que había significado su muerte, percibía el hedor a su propia sangre empapando todo el lugar. Y lo que es peor, revivía aquellos segundos en los que no pudo salvar a su hermano de ser asesinado por un monstruo. En ese entonces no pudo ver al hollow; fue incapaz de protegerse a sí misma y a su hermano pequeño.

Abrió los ojos y ya no era el cielo azul lo que veía. Tampoco estaba agonizando en la habitación, pero todo seguía igualmente estando oscuro, con la única excepción de la luna burlona que aparentaba sonreír en lo alto. Hanna estaba malherida y su máscara yacía hecha pedazos en el suelo. –Una pesadilla… otra pesadilla, sí…- Había perdido la cuenta de cuánto tiempo pasó desde su prematuro paso de Hollow a Arrancar. El tiempo vuela cuando te vuelves loca. Por otro lado, su cuerpo cubierto de arena, daba la impresión de haberse revolcado en el desierto hasta quedar saturado de suciedad. El bulto a su lado no era el cuerpo de su difunto hermano, sino que el cadáver del hollow con el que competía por ser “el más fuerte”. –Pff, patrañas- Comentó, irguiéndose como si estuviese borracha, con un enfermizo dolor de cabeza. Se sentía patética, toda sucia y desnuda, dejada a su suerte en medio del desierto. Por tratar de ser más poderosa cometió actos atroces, acciones que nunca hubiera llevado a cabo si no hubiese sido consumida por el hueco en su pecho. Y lo que es peor, le produjeron las visiones responsables de atormentarla este último tiempo. Después de un merecido descanso llegó a la conclusión de que  la demencia  la enfermó por al menos una semana, y ahora, recién había recuperado la mayor parte de sus capacidades cognoscitivas. Un verdadero alivio le produjo ya no ver ilusiones macabras.

Suspiró amargamente, al tantear el espacio vacío al medio de su pecho, donde debería haber una estaca letal. Respiró hondo y con el nudo en la garganta dijo –Tú ganas, yo tuve la culpa-. Luego, estiró lentamente las tullidas extremidades aparentemente humanas que ahora poseía. Miró el horizonte y se decidió a ir hacia el Palacio. Sabía que allí se reunían seres como ella.

-¿Me oíste? Fue mi culpa, mía y de nadie más. ¡Mía!-. Exclamó, aumentando la ira y el despecho con cada vocablo –Pero ya nunca más, no tengo que proteger nada más, solo a mí-. Prosiguió –No volveré a perder ante nadie…-.Culminó, dando el paso inicial a una nueva etapa de su vida, que esperaba, le deparara un fructífero porvenir.
avatar
Hanna Rihavein
Plus
Plus

Nivel de rol : 0

Rango : 1ª Fracción de la 5ª Dependencia
Soul Coins : 10988
Localización : Tomando té en el parque
Humor : Frío, brrrrr.
Intereses : Hacerse más fuerte.
Pensar en el origen de todo.
Ponerle color a Hueco Mundo.


http://bleach.foros.bz/t2018-hanna-rihavein#17700

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Sáb Mar 01, 2014 7:47 am





Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Hanna Rihavein


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Yagami Hikari el Dom Mar 02, 2014 7:47 pm

Nombre: Yagami Hikari

Escuadrón: 13° escuadrón.

Puesto: Teniente.

Prefacio - El reflejo de un alma

Silencio. Silencio absoluto. Toda la escena se veía rodeada de un infinito mar de oscuridad. Yo me encontraba en algún lugar indeterminado de este: de pie, erguido, con la mirada sin poder clavarse en un punto fijo, vagando tan solo de lado a lado entre aquel mundo de sombras que me acechaban por los cuatro costados. Si me encontraba en medio de un sueño o si todo aquello era realidad no sabría decirlo con certeza. En realidad, era eso: no sabía nada. Ni cómo había llegado hasta ahí, ni por qué razón lo había hecho ni tampoco como podía salir del lugar. Todo ello era una incógnita que se formulaba en mi mente con el inconveniente de que, al parecer, no tenía intención alguna de llegar a una respuesta concreta, o al menos en poco tiempo. Era como si me encontrara en medio de una tela de araña, sin saber cuál era el próximo paso que debía seguir. Si andaba, ¿Hacia dónde? Si hablaba, ¿A quién? Si buscaba, ¿El qué? Si pensaba, ¿En qué? ¿Cuál era la respuesta? ¿Cuál era el camino que me llevaría hacia la correcta resolución de todo aquello?

"¿Quién está aquí?"

Ese pensamiento surgió en mi mente, pero no fui yo el que lo formuló. Simplemente las palabras aparecieron, una tras otra, como una voz hablando directamente a mis pensamientos... pero esa voz había sido indudablemente la mía. "¿Quién está aquí?". Miré a un lado y a otro. Negro, nada, sombras, yo. Lo mirara por donde lo mirara, solo yo estaba ahí. No había nada aparte de mí que mereciera ser llamado como "algo" o como "alguien".

"¿Quién soy yo?"

Ocurrió exactamente lo mismo que en con el otro pensamiento, apareciendo en mi mente como si se colara desde el exterior por una rendija que no podía tapar. Cualquier persona se habría empezado a asustar por esto, pero mi temperamento sereno y mi capacidad reflexiva evitaron que el pánico empezara a aflorar entre mis sentimientos. Para hacer que todo disturbio emocional me importunara me limité a tomar una profunda inspiración y después soltar el aire absorbido. Mi mirada volvió a viajar en todas direcciones, con la única intención de poder encontrar algo nuevo, sin logro alguno. "¿Quién soy yo?". A cada pregunta una más extraña. Obviamente yo era yo, y nada más que yo: Yagami Hikari, shinigami raso del decimotercer escuadrón del Gotei 13, un alma rebelde que todo lo que quería era vivir mi vida y ayudar a otros a que pudieran vivir la suya. ¿Acaso había algo más que se me escapaba del asunto?

"¿Solo eso... solo eso soy yo?"

Con la llegada del tercer pensamiento intruso (y que a la vez simulaba no serlo) no me sorprendí en absoluto, ya empezaba a entender las reglas de ese "juego"... porque si no era un juego, ¿Qué diablos debía ser? Sin embargo, justo un segundo después de que el mensaje fuera enunciado, frente a mi mirada empezó a dibujarse con claridad la figura de la primera cosa que podía ver en ese lugar aparte de a mí mismo. No, disculpadme, equivocación mía: fui yo el que apareció frente a mí. Al principio era solo una figura difusa, pero poco a poco la forma se fue aclarando y tomando rasgos más claros y perfectamente reconocibles. Los mismos ojos, el mismo pelo, la misma altura, la misma vestimenta, la misma espada... era yo, lo mirara por donde lo mirara. Yo y nada más que yo.

-¿Qué diablos... quién...?

Mis labios se movieron con lentitud, y por un casual mi voz pudo propagarse por el ambiente enunciando mi estado de estupefacción e incomprensión absoluta. Vale, al menos tenía algo claro. Aquello no podía ser real, no podía ser algo que estuviera viviendo, tenía que ser forzosamente un sueño o algún tipo de engaño que mi mente estuviera perpetrando para hacerme perder la cordura. Aquel "yo" que estaba frente a mí no se movió ni un milímetro frente a mis palabras, simplemente me observó con un gesto neutral y se limitó a mantenerse en esa postura por largos segundos. Me mordí el labio para causarme algo de dolor, hasta que una pequeña gota de sangre se deslizó por el labio inferior. Si aquello fuera una ilusión tendría que haber salido ya de ella... pero nada ocurrió. Entonces solo me quedaba pensar que me encontrara en medio de un sueño... pero era demasiado real, endiabladamente real. No entendía nada, quería encontrar respuestas pero no hacía otra cosa que aumentar las preguntas que se formulaban en mi cabeza, me encontraba por enésima vez en un punto muerto.

"Yo soy yo... pero también soy tú. Ahora mismo solo ves la parte de mí que te pertenece, pero eres incapaz de ver aquella que me pertenece a mí. Eres tú quien ha venido hasta aquí en mi búsqueda... recuerda entonces quién soy yo. Recuerda qué parte de ti has olvidado."

Enigmas por doquier, pero este... vino acompañado de algo más. Imágenes relampagueantes aparecieron en mi mente, prolongándose por apenas unas milésimas de segundo, pero dejando totalmente claro aquello que me querían transmitir, aquello que me querían hacer recordar con todo lujo de detalles.  Un parque del mundo humano por la noche. Una lluvia agresiva que parecía tener la intención de inundar todo aquello que encontrara a su paso. Truenos fugaces que describían sombras y figuras allá donde alcanzaba su luz. Yo me encontraba en medio de aquella escena, rodeado de un charco de sangre. A mi espalda, tres niños pequeños con una cadena colgando de su pecho, abrazándose los unos a los otros y mirando hacia el frente con el intenso pavor reflejado en sus miradas. Frente a mí, la grandeza de tres hollows de al menos dos metros y medio de alto, los cuales no hacían otra cosa que exhibir sus níveas dentadas en forma de sonrisa, manchadas con matices de color carmesí... de sangre. De mi sangre. La parte de mi traje de shinigami que debía encontrarse a la altura del hombro derecho había desaparecido, y todo lo que podía observar era la carne a flor de piel y la sangre marchando el contorno de lo que parecía haber sido un gran mordisco. El hombro derecho no era el único lugar donde el traje parecía haber recibido desperfectos: también el torso se encontraba desgarrado y había dejado poco más que jirones ensangrentados. La sangre se desbordaba en amplias proporciones desde las dos heridas, de tal modo que incluso había llegado a formar un pequeño charco alrededor de donde yo me encontraba, de rodillas.

Las imágenes fueron breves, sí, pero intensas, y una vez hube recibido toda aquella información, recuperado aquellos recuerdos perdidos, no pude hacer otra cosa que quedar sin habla y abrir los ojos, dejando la mirada perdida. Me palpé el hombro derecho, la tela de mi taje de shinigami estaba perfecta, no sentía dolor alguno, no había herida; hice lo propio con el torso: el mismo resultad, nada especial a destacar.

"Yo... ¿Estoy muerto?", fue lo primero que me cruzó por la mente, pero como respuesta inmediata a esta pregunta un segundo pensamiento interfirió en mi intento de resolución: "Solo tú puedes decidir si te resignas a morir, o si aun tienes deseos de vivir. Y solo yo, solo tú, puedo llegar a ayudarte a cumplir ese deseo que surca tu mente... pero para ello tienes que recordar. ¿Quién soy yo? ¿Quién eres tú?"

Se repitió el mismo esquema de antes: un nuevo acertijo, acompañado en esta ocasión de una sola imagen más. En esta podía ver como mi persona, que debía estar al borde de la muerte o de la inconsciencia, se alzaba con lentitud y se colocaba en una posición semi erguida, empuñando la espada hacia el frente, en una clara posición defensiva que denotaba la intención de seguir protegiendo a las indefensas almas que tenía a la espalda, hasta la muerte. En ese mismo fragmento mis labios empezaron a moverse con lentitud, fueron apenas unos ligeros movimientos que no expulsaron sonido alguno, pero dada la seriedad que mostraba mi gesto y la fuerza con la que empuñaba la espada tenían que tener algún significado. Ahora bien, ¿Qué era lo que había dicho en ese momento? ¿Qué era lo que estaba pensando? Con mi mente divagando en este asunto, sin siquiera darme cuenta, mis labios empezaron a reproducir el mismo movimiento, pero esta vez haciendo que las palabras salieran a flote:

-Tasu... ke... te...-pronuncié sin darme cuenta- Ayúdame...

No hubo respuesta después de esto, pero no hubo necesidad de ello. Llegó de improvisto, como uno de esos relámpagos que podían caer sobre mi cabeza en cualquier momento. Los recuerdos. Justo tras pronunciar esa ligera e insignificante palabra (¿De verdad era insignificante?) mi mente recuperó aquello que tanto había echado en falta, aquello que había perdido hacía unos instantes... mis recuerdos. Ahora podía entender con claridad lo que había pasado. Mi misión en el mundo humano. El encuentro con aquellas dos almas desamparadas a última hora de la noche, después de haber pasado todo el día enviando otros de sus semejantes a la sociedad de almas. Y, finalmente, el ataque sorpresa de aquellas bestias. No eran hollows normales, tal como yo esperaba que fueran, eso era lo que me había hecho quedar en tan penosa situación, al borde de la muerte... y eso era lo que me había hecho volcar mis últimas esperanzas en aquella compañera que nunca me dejaba de lado. En aquella amiga que siempre luchaba a mi lado. En aquella hermana que había surgido de mí mismo con la única intención acompañarme en ese camino del guerrero que yo había elegido egoistamente. Sí, por supuesto que hablaba de ella, por supuesto que le pedía su ayuda... no había nadie más en quien pudiera confiar en ese momento, solo... en mi zampakutoh.

Vuelto ya al mundo de oscuridad, una vez organizados mis recuerdos y entendido más o menos lo que había ocurrido, lo que siguió a mis acciones fue llevarme la mano al costado izquierdo, donde se encontraba la vaina de mi espada... pero esta no se encontraba ahí. Primero me sentí algo sorprendido, pero comprendí lo que ocurría casi de manera inmediata. Volví a levantar la cabeza y clavé mi mirada sorprendida en aquella figura que aun se mostraba con mis mismos rasgos, pero ahora me estaba mirando con una afable sonrisa en el gesto.

-Tú... me has sacado de ahí...-enunciaba mientras intentaba asimilar la información- Es decir, tú... y yo...

Entender esto era un poco complicado, ¿Para qué vamos a engañarnos? Pero si le daba un par de vueltas y recordaba las nociones básicas que nos habían enseñado en la academia de shinigamis sobre la zampakutoh, no era difícil entender el significado de ese juego de palabras entre el "tú" y el "yo". Una zampakutoh no era una simple espada, sino un espíritu, un ente consciente, que tomaba la forma y posesión de un arma para ayudar a los dioses de la muerte a cumplir con sus funciones. Ahora bien, ¿Por qué solo los dioses de la muerte podían hacer uso de estas armas? ¿Por qué solo cada shinigami podía hacer uso del poder de su propia zampakutoh? La respuesta era sencilla: porque los espíritus que tomaban la forma de aquellas armas no eran ni más ni menos que el reflejo de la propia alma del shinigami... aquello que su verdadero corazón transmite. Su verdadera esencia, en pocas palabras. Entendiendo esto... una zampakutoh, y a su vez el espíritu que la habitaba, no era otra cosa que una extensión más del shinigami. Aun siendo dos entes separados, eran al mismo tiempo una entidad única a irrompible. Por eso entre shinigami y espíritu el tú es yo, y el yo es tú, aun dentro de la autonomía que pudiera tener cada uno.

Eran nociones un poco complicadas la primera vez que se intentaban comprender, pero una vez lo entendías ya no había vuelta atrás, y era fundamental para obtener todo el poder y la identidad que significaba ser un shinigami. Por eso, una vez entendido esto, pude corresponder a la sonrisa que mi yo gemelo me lanzaba a mí mismo, y justo tras hacerlo le decía con palabras amables y respetuosas:

-Tú eres yo y yo soy tú... pero el yo que estoy viendo ahora mismo es el yo que me pertenece, es el yo que yo mismo poseo.-dichas estas palabras alcé el brazo y tendí la mano hacia el frente, como si invitara a mi gemelo a que hiciera lo propio- Por eso quiero ver tu verdadero rostro, quiero ver ese rostro que también me pertenece a mí pero que aun no he conocido. Por favor... déjame verte, y permíteme escuchar tu nombre.

La sonrisa en la cara que tenía al frente se ensanchó ligeramente, y esta vez pude vislumbrar en ella sosiego, tranquilidad y alegría. Poco a poco, fragmento a fragmento, la piel de aquella persona que se encontraba frente a mí se fue cayendo, pero no dejando carne viva, un esqueleto o un cuerpo muerto, ni mucho menos; sino descubriendo un cuerpo completamente diferente bajo aquellas facciones que no habían sido más que un reflejo de las mías. De este modo, en cuestión de unos pocos segundos, la figura de una mujer de altiva, esbelta y bella figura, de piel nívea, cabellos blancos y ojos azulados, se mostró frente a mí con la más apacible y encantadora de las sonrisas. Al tiempo que lo hacía, también ella alzó la mano y tomó la mía, que aun seguía extendida.

-Encantado de conocerte, yo... Yagami Hikari...-clavó su mirada directamente en mis ojos, y ambos nos pudimos ver el uno reflejado en los ojos del otro- Mi nombre es Tsukiyomi... la luz de la luna que alumbra los caminos más oscuros, y desde este momento esta luz también alumbrará el camino de tu vida.
avatar
Yagami Hikari
Plus
Plus

Nivel de rol : 1

Rango : Teniente del 13° Escuadrón
Soul Coins : 1348
Humor : Bipolar... digo, ¡Variable! o-o
Intereses :
-La paz
-El honor
-La justicia
-La honestidad
-La raza humana
-La benevolencia
-La autosuficiencia


http://bleach.foros.bz/t2029-yagami-hikari-ningen-sei-no-bannin-defensor-de-la-humanidad#17836

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Mar Mar 04, 2014 11:25 am




Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Yagami Hikari

Observaciones:
Spoiler:
¡Excelente narración! Tu escritura y desenvolvimiento son admirables.

Sólo te haré una aclaración sobre un criterio que usamos en el foro: No uses paréntesis en los post on rol; para otros post de usuario están bien, pero en rol, preferiblemente utiliza comas o guiones, de este modo:

"Con la llegada del tercer pensamiento intruso, y que a la vez simulaba no serlo, no me sorprendí en absoluto..."

"Con la llegada del tercer pensamiento intruso ─y que a la vez simulaba no serlo─, no me sorprendí en absoluto..."



Ciao~


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Seito Akatsuki el Mar Mar 04, 2014 3:03 pm

Nombre: Seio Akatsuki
Facción: Teniente
Escuadrón: 8º escuadrón


"Mi nombre es Seito Akatsuki, oficial del 8º escuadrón y odio a aquellos que se creen mejores que los demás"


Era un día soleado y caluroso de primavera, corría una suave brisa fresca que impedía que te murieses de calor. El cielo estaba despejado y de una azul celeste precioso. Era un día perfecto, uno de esos días que desearías que nunca acabasen, uno de esos días para tumbarse en el césped a dormir en la sombra de un árbol, con la brisa fresca removiendo tu pelo y escuchando el canto de los pájaros, lejanos y ocultos en las copas de los árboles, como si fuesen una nana creada para tranqulizarte. Un día de enorme paz. Pero esa paz se vio interrumpida brevemente para aquel que más le gustaría aprovecharla: yo.

Me desperté por la mañana, temprano, en mi habitación del escuadrón 8. Me levanté de la cama con la lentitud y pesadez con la que lucha el cuerpo para no moverse de la cama cuando estás durmiendo y lo obligas a levantarse. Mi habitación era la misma que la de todos los demás oficiales en lo que se refiere a la estructura. Una habitación espaciosa, con un tatami de piel, una gran puerta de tela y madera en la pared que se abría lateralmente, corriéndola hacia un lado y que daba a un porche con un pequeño jardín y una fuente común donde se reunían los oficiales después de las misiones y tareas a contarse sus chismorreos y a divertirse antes de dormir. El techo de la habitación estaba compuesto de una estructura de vigas de madera cuadriculadas y, cerrando los espacios, tablones de maderas que, si descorrías uno, se podía utilizar el techo como desván. La habitación, en general, no estaba adornada, porque se dejaba para que todos los oficiales la personalizasen. Yo era alguien bastante nuevo en comparación con mis compañeros. Yo llevaba 6 meses y aún no había empezado a decorar la habitación, no porque no puediese, sino porque estaba vacante el puesto de teniente y estaba decidido a que transformaría la habitación del teniente -la más lujosa después de la del capitán- en la mía. Estaba decidido a ser teniente, no por la habitación, aunque también sumaba a las razones, sino porque era alguien habilidoso y me creía capaz de soportar el puesto. Aunque llevaba poco tiempo había destacado y mis compañeros me llamaban amigablemente "El Novato", mote que se había extendido rápidamente por el Seiretei.

Recogí la cama del suelo, la doblé y la guardé en un armario. Me fascinaban lo prácticas que eran las camas japonesas. Las doblabas y ya estaban listas. Lo primero que hice fue coger mi Zampakuto. Le di los buenos días a Daten-shi mentalmente en cuento la toqué con la mano y abrí la puerta medio desnudo. Dormía así normalmente y no me importaba que le gente lo viese, principalmente porque llevaba ropa interior y, en segundo lugar, porque no tenía nada de lo que avergonzarme. Cuando descorrí la puerta una ráfaga de aire frío me golpeó en mi semidesnudo cuerpo. No era desagradable, pero el cambio tan repentino del calor de las camas a esa corriente fría me arrancó un pequeño escalofrío. Estaba amaneciendo, me había levantado demasiado temprano para lo que solía levantarme y, lógicamente, no había nadie levantado. Segundos después de ver el cielo, ya sabía lo que quería hacer durante el día. Cumpliría con mis tareas temprano, con lo que quedaría libre para el mediodía y el resto de la tarde. 

Me metí en mi habitación y me puse mis ropas de Shinigami. Debía hacer mis tareas con esa molesta ropa, porque actuaba como uniforme. Cuando terminase mis tareas podría cambiarme a algo más cómodo. Me vestí corriendo, cogí mi Zanpakuto y me ajusté la cinta de la vaina a mi pecho, quedando la espada guardada en la vaina y ambas colocadas en mi espalda. Salí de mi habitación, cerrando la puerta a mi salida y dirigiéndome hacia la sala del censo. Me fastidiaba un poco que me tocase repasar el censo encerrado en una habitación, siendo ese día como aparentaba ser. Tenía que repasar un libro donde se apuntan las personas que viven en el Rukongai, echo hacía 3 días y compararlo con uno de hace 1 año. Debía apuntar si habían habido defunciones y, si habían ocurrido, determinar quienes habían sido, otro grupo se encargaría después de determinar el por qué de su defunción. El libro era del 5º distrito del Rukongai. 

Terminé de comparar los censos al cabo de 4 horas de intenso trabajo. Debo admitir que no me equivoqué varias veces gracias a la intervención de Daten-shi, que me señalaba cuando estaba apunto de escribir una defunción cuando no veía el nombre, cuando en realidad solo estaba un poco borroso o, simplemente, no lo había visto. Esto de que alguien pueda leerte la mente y ver lo que piensas puede resultar tan útil como molesto. Cerré los libros, dejé el antiguo censo en su estantería y me llevé el nuevo conmigo, para dárselo al Shinigami que dirigiría la salida al Rukongai hoy. Me levanté, con las rodillas agarrotadas y doloridas por estar tanto tiempo de rodillas y me dirigí a su habitación, esperando encontrarle y allí estaba, recién vestido y todavía con cara de sueño. El Shinigami era un hombra de estatura media, aparentaba unos 40. Tenía una larga barba que le sobresalía de la barbilla, de color marrón. Se dejaba las patillas largas para unir la barba con la cabellera, marrón tambien, al igual que sus ojos, que destellaban bondad.

-Hola Novato, ¿ya terminaste con el censo del 5º distrito?-dijo él amistosamente, con una gran sonrisa.

-Hola viejo de la cavernas-respondí algo cansado, lo que me costó una reprimenda mental de Daten-shi-. Sí, ya terminé, 100 defunciones de 1000000 de habitantes, es tu turno de averiguar por qué.

-Muchas gracias, Novato. Tienes mala cara, ¿has comido algo?

-Aún no desayuné -respondí-, voy a ello ahora. He terminado con mi trabajo, desayuno, me cambio y tengo el día libre. Bueno, me voy que tengo hambre. ¡Suerte!-dije para salir disparado hacia las cocinas del 8º escuadrón como una bala.

Al llegar al comedor sonreí con agrado. Estaba vacío, por lo que podría desayunar tranquilo y sin aguantar las charlas y quejas mañaneras de sus compañeros. No lo consideraba algo malo, pero prefiero no escucharlas. Comí rápidamente unas tostadas y un vaso de leche bien frío. cuando terminé corrí hacia mi habitación y cambié mi ropa de shinigami por mi "ropa de tiempo libre". Me vestí en pocos segundos porque tenía prisa y salí de las estancias del 8º escuadrón. Sabía perfectamente a donde quería ir, el camino que iba a tomar y lo que quería hacer. 

Caminé por una de los caminos del Seiretei, charlando alegremente con Daten-shi. El sol estaba en su punto más alto: era mediodía. Continué caminando por la interminable calle, con paredes mitad blanco mitad azul a los lados, que hacían una inservible sombra con el sol tan alto y sin ángulo de inclinación. Caminé tranquilamente, inmerso en mis pesamientos sobre lo bien que iba a estar ese día.

"Mira hacia adelante"-me interrumpió la voz de Daten-shi.

Salí de mi ensoñación y me fijé en lo lejos. Pude distinguir dos figuras a lo lejos. Me acerqué un poco a ellos y pude distinguir dos Shinigamis, uno de ellos de espaldas a mí. Seguí acercándome, cada vez mas rápido, hasta que los distinguí con mas claridad. El, o mejor dicho, la Shinigami que estaba de frente a mi era una chica que aparentaba unos 15 años, pelo largo y negro, recogido en un cola y más baja que yo. Llevaba una escoba en la mano y no llevaba Zanpakuto. Deducí que era del 4º escuadrón. El otro Shinigami era un hombre más alto, tenía una cicatriz en el cuello y tenía el pelo marrón. Como estaba de espaldas y algo lejos, no pude distinguir nada más. La Shinigami del 4º escuadrón estaba encogida y, ahora que estaba mas cerca pude distinguir miedo en su rostro. Seguí acercándome con sigilo hacia ellos y pude escuchar parte de la conversación. Estaba hablando el hombre:

-...ués de esto podrías venirte a mi habitación, te lo pasarás bien, solo tienes que...

-¡Hola chicos! -interrumpí alegremente, aparentando inocencia. Sólo con escuchar esa parte de la conversación ya sabía a que se quería referir. Además había observado ciertos detalles que se me habían pasado por alto de lejos. El hombre acariciaba su Zanpakuto y la chica tenía los nudillos blancos de sujetar con fuerza la escoba, que se aflojaron un poco al escucharme saludar. Era lógico que se sentía aliviada de ver a alguien más y que había estado asustada. El hombre me miró con odio y entonces lo reconocí. Era un tal Ren, lo había visto hace un mes con el repaso del censo del Seiretei. Llevaba 10 años allí y era del 11. Claro, eso lo explicaba todo.

-¿Que pasa contigo, Novato? -dijo él con burla. No me parecía extraño que supiese mi mote- ¿No ves que estoy hablando con la chica del 4? Pírate y deja de molestar. 

-Bueno, si con hablar te refieres a intimidar y amenazar a "la chica del 4", que para tu información se llama Sakura, entonces yo tengo algo que decir, Ren. No me gustaría tener que avisar a tus superiores de tu comportamiento deplorable -dije con tranquilidad, pero con un filo mordaz en mi voz. Me volví hacia Sakura y hablé con tono amable-. Vente conmigo, si este tipo vuelve a molestarte a ti o a cualquiera del 4º escuadrón, avisa a tu teniente o capitán. 

Miré hacia la chica y vi el agradecimiento en su rostro. Ya no apretaba con fuerza la escoba, estaba más relajada y sonreía. Me giré hacia Ren, que tenía la cara roja y una expresión entre ira y vergüenza absoluta. Me miró con una mirada que quemaba.

-¡¿Quién te crees que eres para dejarme en ridículo?! -gritó con fuerza mientras dirigía un puñetazo hacia mi mentón.

Yo ya sabía de su posible reacción, porque en el censo venía su perfil psicológico. Así que , cuando soltó el puñetazo, yo lo aparté golpeando el lateral de su puño, quedando su torso expuesto. Agarré el cuello de su camisa con la mano que utilicé para apartar la suya, lo acerqué y a la vez le golpee la boca con el puño que me quedaba libre en un parpadeo. Le di con tanta fuerza que lo derribé y quedó en el suelo tendido, con el labio partido. Me coloqué enfrente suyo, con el sol en la espalda, tapando a Ren con mi sombra.

-Mi nombre es Seito Akatsuki, ofcial del 8º escuadrón y odio a las personas que se creen mejor que los demás.

Me di la vuelta y vi a Sakura con la mano en la boca, aguantando un grito. Me acerqué a ella, colocando una mano en su hombro y lanzándole una sonrisa tranquilizadora.

-Vuelve a tu escuadrón y, la próxima vez que ocurra algo de ésto, ya sabes lo que hacer.

Ella asintió y dejó que la acompañase hasta una esquina, que tuvo que doblar para volver a su escuadrón. Yo seguí adelante para llegar a mi destino. Había perdido algunos minutos con ese pequeño incidente, pero no me arrepentía de haber ayudado a esa chica.

"Lo has echo bien" decía Daten-shi

"Gracias, aunque esto quizás nos cueste algunos enemigos" respondí yo

"Sí, pero los amigos que te acabas de ganar multiplican por diez los nuevos enemigos" dijo ella.

Coincidí con eso. Este tipo de peleas nunca quedaban en el olvido y, al ser muy normales los abusos del escuadrón 11 sobre los del 4, me ganaría el favor de muchos de ellos. Seguí caminando hasta llegar a mi destino. Un pequeño campo de hierba verde de primavera, que se extendía como una gran alfombra verde. Me dirigí hacia un gran manzano y me tumbé en su sombra. Hacía una temperatura muy agradable, el viento me refrescaba justo a tiempo antes de que empezase a acalorarme. Si me entraba hambre, tenía un manzano entero para comer. Sí, ese era el mejor lugar de todo el Seiretei. Había tenido una mañana muy agitada y me merecía un buen descanso, así que, con la seguridad de que Daten-shi me despertaría si había peligro, me quedé dormido en la sombra del gran manzano.
avatar
Seito Akatsuki
Plus
Plus

Nivel de rol : 1

Rango : Teniente del 8° Escuadrón
Soul Coins : 3788
Localización : Mi casa
Humor : Todos lo que te puedas imaginar, yo vengo a rolear comico xDDDD
Intereses : Demasiados para tan poco espacio xD


http://bleach.foros.bz/t2024-seito-akatsuki#17734

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Vie Mar 07, 2014 4:41 am





Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Seito Akatsuki

Observaciones:
Spoiler:
¡Bien hecho!
Sólo te comentaré dos detalles.
• Aunque es adecuado que tu escuadrón lleve a cabo el Censo del Rukongai, y que por tu experiencia personal puedas conocer los rostros de otros shinigamis; en nuestra trama, los expedientes del personal corren a cargo del Escuadrón 10. Por ello, solamente siendo parte de la Décima División es como podrías tener acceso al perfil psicológico de cualquier shinigami del Gotei (sin mencionar ahora las excepciones, que no vienen al caso).

• Las últimas tres intervenciones de tu personaje y de tu zampakutou no me quedaron claras, ¿estaban hablando en pensamientos o con voz? Lo que pasa es que ahí no pusiste el formato que pedimos en el foro para evitar estas confusiones. Por favor echa un vistazo al Reglamento del Rol, dando click aquí, para aclarar cualquier otro asunto similar.

Y aquí te dejo el fragmento donde viene el formato de texto que debes usar On rol (recuerdos y letreros/anuncios pueden tener formato de cursivas o algún otro, mientras se sepa bien a qué se refieren sin confundirse con el resto del post).

Formato de los post:
Cada personaje debe tener un solo "color de voz" con el que siempre diferencie tanto sus diálogos como sus pensamientos.
En el caso de los pensamientos, éstos deben estar entre comillas y en cursivas.
Si mencionas los diálogos de otros, deben respetar sus respectivos colores, o bien, si son PNJ´s, invéntales uno, pero de manera que siempre sea muy claro quien está hablando. En caso de que el personaje que vas a citar, utilice el mismo color que tú, si puedes cambiarlo, pero procura que sea por uno similar.
Sólo los diálogos y pensamientos pueden tener color. Está prohibido hacer posts multicolor. El texto de la narración, invariablemente debe permanecer sin formato.
¿Cómo poner este formato? Click aquí:
Narración: Debe ser la letra predeterminada del foro (sin color, ni formato alguno).

El mismo personaje siempre debe usar el mismo color, tanto al hablar como al pensar. Aquí hay una lista donde se pueden elegir más colores que los predeterminados del foro: Lista de colores de texto disponibles

Diálogos: Siempre debe colocarse un guión, antes y al final de cada diálogo ( — )
Ejemplo de diálogo:
¿Qué es lo que estará haciendo esa chica? —comentó el shinigami, mientras miraba hacia ella.  

Pensamientos: Se escriben en cursivas y entre comillas.
Ejemplo de pensamiento:  
"¿Qué es lo que estará haciendo esa chica?" Pensó el shinigami, mientras miraba hacia ella.


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Aelix Kobayashi el Vie Mar 28, 2014 1:49 pm

Nombre: Aelix Kobayashi
Facción: Primera Fracción
Dependencia: 4

Era un día frío y húmedo como los que solía haber en zonas costeras del norte, era una época de muchas revueltas en mi país debido a la escasez de alimento, básicamente era un país rural en el que cada uno producía lo que tenia que consumir, pero no siempre era suficiente producir para ti mismo, siempre había años en los que escaseaba la comida por el clima o por otras razones que no importan.

Ese día había un gran revuelo en la plaza mayor de la ciudad, yo salía de comprar un poco de trigo, cuando sentí un disparo en el aire. No algo normal en la ciudad, eran militares que habían llegado a la ciudad. Era bastante raro que en una pequeña ciudad en la cual no hay nada que ver ni que visitar se concentraran los militares. Entonces vi que el revuelo era porque los ciudadanos estaban protestando contra ellos, supuse que era por la escasez de comida pero no era por eso. Escuché a algunos comerciantes que venían de aquí para allá decir que las rutas comerciales con el resto del continente habían sido cortadas por unos extranjeros de dudosa apariencia, yo me extrañé porque nuestro país siempre había tenido buenas relaciones comerciales con nuestros vecinos. Yo era un muchacho bastante observador y no se me escapaba ningún detalle por minúsculo que fuera, así que entre empujones y codazos me adentré entre la multitud para obtener más información cuando se sintió otro disparo.

-Tranquilizaos todos o la próxima vez el disparo no será hacia el cielo, tenemos noticias de la capital, la guerra ha estallado. Todos los hombres de entre dieciséis y cincuenta años que no estén tullidos o tengan alguna invalidez deberán partir mañana, quien se oponga será fusilado por traición a la madre patria.

La muchedumbre se quedó en silencio durante unos minutos hasta que una voz dijo  –Es vuestra guerra no la nuestra, iros por dónde habéis venido y no volváis – Y entonces el militar contestó.

-Que salga el bocazas o lo pagareis todos. -Dijo el militar con una voz irritada.

Entonces salió el hombre que había pronunciado esas palabras, que a mi parecer eran bastante correctas porque los ciudadanos de a pie no tenemos la culpa de que nuestros representantes a nivel nacional se metan con quien no deben. El hombre era bastante viejo, de unos sesenta años o más, quizá pronunció esas sabias palabras porque él había luchado en alguna batalla, nunca lo supe porque el militar lo puso de rodillas y lo mató.

-Esto solo es una muestra de lo que pasará si no obedecéis, podéis iros.

Me fui hasta mi casa, estaba bastante lejos de la ciudad por lo que tardé un buen rato hasta llegar a ella. Cuando llegué le conté a mi familia lo que había acaecido en la plaza, se quedaron en blanco, mi padre y yo hicimos las maletas con lo poco que teníamos y unos víveres por si nos quedábamos sin alimento en el ejercito, hecho usual en tiempos de guerra. Durante la noche no conseguí conciliar el sueño debido a que me aterrorizaba el hecho de que podría morir tan solo por la ''madre patria'', ellos tenían derecho a decidir sobre mi destino. Pero no era un cobarde así que al día siguiente, mi padre y yo al igual que muchos nos presentemos en la plaza mayor de la ciudad. Había unos ciento cincuenta hombres, no eran muchos debido a que era una ciudad pequeña si se podía considerar una ciudad.

Partimos al final de la tarde cuando el sol ya se estaba ocultando, en el atardecer que durante años había observado pero que nunca me había parecido tan bonito cómo aquel día, quizá nunca podría volver a verlo desde mi tierra natal.
avatar
Aelix Kobayashi
Alma
Alma

Nivel de rol : 0

Soul Coins : 3063
Localización : Hueco Mundo
Humor : Negro
Intereses : Incrementar mi fuerza y mi intelecto con nuevas experiencias.


http://bleach.foros.bz/t2093-aelix-kobayashi#18364

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Dom Mar 30, 2014 2:24 am




Ahora dirígete a tu ficha, para ver el mensaje que te hemos dado.

Aelix Kobayashi

Observaciones:
Spoiler:
¡Felicidades!
Tu prueba te hace merecedor del rango de Primera Fracción, aunque hubiésemos esperado un relato que relacionase más a tu personaje con la vida de hollow, o con el Hueco Mundo; es decir, algo más enfocado a su yo actual. Pero tu desempeño fue agradable. =)

Por otra parte, te dejo aquí la breve guía necesaria para comenzar a rolear:

Formato de los posts
Es muy importante cuidar la ortografía.
Está prohibida la escritura tipo chat, los emoticonos, caritas con signos y el uso incorrecto de mayúsculas y minúsculas. Hay que tener en cuenta que en un juego de este tipo son muy importantes las habilidades literarias, así que poner atención a esos detalles resulta indispensable. Y por ejemplo en el caso de las batallas, las faltas de ortografía son un punto en contra para su calificación.
Cada personaje debe tener un solo "color de voz" con el que siempre diferencie tanto sus diálogos como sus pensamientos.
En el caso de los pensamientos, éstos deben estar entre comillas y en cursivas.
Si mencionas los diálogos de otros, deben respetar sus respectivos colores, o bien, si son PNJ´s, invéntales uno, pero de manera que siempre sea muy claro quien está hablando. En caso de que el personaje que vas a citar, utilice el mismo color que tú, si puedes cambiarlo, pero procura que sea por uno similar.
Sólo los diálogos y pensamientos pueden tener color. Está prohibido hacer posts multicolor. El texto de la narración, invariablemente debe permanecer sin formato.
¿Cómo poner este formato? Click aquí:
Narración: Debe ser la letra predeterminada del foro (sin color, ni formato alguno).

El mismo personaje siempre debe usar el mismo color, tanto al hablar como al pensar. Aquí hay una lista donde se pueden elegir más colores que los predeterminados del foro: Lista de colores de texto disponibles

Diálogos: Siempre debe colocarse un guión, antes y al final de cada diálogo ( — )
Ejemplo de diálogo:
¿Qué es lo que estará haciendo esa chica? —comentó el shinigami, mientras miraba hacia ella.  

Pensamientos: Se escriben en cursivas y entre comillas.
Ejemplo de pensamiento:  
"¿Qué es lo que estará haciendo esa chica?" Pensó el shinigami, mientras miraba hacia ella.


avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Hajiru Dreher el Lun Sep 29, 2014 9:47 pm

Nombre: Hajiru Dreher
Facción: Primera Fracción
Dependencia: 4

En mi tercera semana adentrado en el Bosque Menos, en la búsqueda de convertirme en Vasto Lorde, estuve considerando nuevas formas de volverme un Vasto Lorde, pues el comerme esos Fallos de Adjuchas que creaba por mi ambición no lograban saciarme del todo. Fue en ese momento en el que me encontraba reposando y pensando, que apareció bajando de las alturas del Bosque un hollow con forma reptil aéreo, similar a mi forma dragón pero sin brazos delanteros y mucho mas pequeño, parecía tener una estatura de 1.32 metros, al decender este se empezó a alimentarse de los restos que deje de mis actos de canibalismo.

-¿Que haces? -Le pregunte curioso. -¿Que no vez? ¡Estoy alimentándome! y si me molestas te mato... si eso haré. -Dijo en una pose muy defensiva y dudoso al final. -¿Comer mis sobras?¿Porque no cazas? -Por raro que fuera me sentía cómodo con su presencia aunque el no lo estuviera con la mía al parecer. -¡No desperdiciare mi tiempo en luchas sin sentido!, además tengo mejores cosas que hacer... si las tengo...

Por muy rara que fuera la situación al final logre sentir su poco reatsu, al parecer aquel pequeño dragón no era muy fuerte su reatsu era demasiado bajo para ser un adjuchas así que debería de ser un gilliam según mis especulaciones, por un rato me quede viendo el como se alimentaba de los restos y sin pensarlo este tomo la iniciativa para conversar fue algo impactante para mi. -¿Quieres ser un Vasto Lorde? -Me había preguntado con curiosidad aunque para mi esa pregunta fue rara y chocaba contra mi lógica "¿Acaso no todo hollow desea serlo? me quede pensando en porque otra cosa podría comer estas enormes cantidades de hollows sino era para evolucionar. -Claro, todo hollow lo desea, ¿No?, además ¿Para que comería tantos de ellos sino fuera para llegar a serlo? -Le pregunte mientras el seguía de carroñero entre los cadáveres, pero sin darnos cuentas los cadáveres empezaron a desintegrarse en partículas pues ya llevaron mucho tiempo desde que los mate y ya no podían conservar su forma física. -Eres un adjuchas como yo, y sin embargo no conoces el para que comemos hollows, una de sus funciones es el mejorar el reatsu del depredador no solo para evolucionar sino para fortalecerlo de poco a poco, así como también decae por no comerlos, por eso involucionamos... si, por eso. -Tras haber dicho eso un silencio estuvo entre nosotros por varios minutos, me había quedado pensando en lo poco que sabia de nuestras acciones que yo realizaba por instinto y mas aun sorprendido porque el fuera un adjuchas con tan bajo reatsu, aunque analice lo que dijo de involucionar por no comer y eso conllevaría la perdida de nuestras fuerza.

-¡Draksis!... ese es mi nombre... Si, no lo olvides. -Me dijo acercándose a mi poco a poco con desconfianza -Hajiru Dreher, es mi nombre y no temas no tengo interés en comer algo tan débil como tu, sin ofender... -Le respondí al pequeño dragón -¡Repite eso y estas muerto!... claro primero espero a que te debiliten otros... Si, eso haré. -Parecía furioso pero inseguro en si mismo, no entendía al pequeño pero me sentía conforme y satisfecho por alguna rara razón, yo realmente era feliz. -Seguiré cosechando para hacerme mas fuerte puedes quedarte conmigo y así hacerte de mas fuerza tal vez juntos nos volvamos Vasto Lorde, ¿Que dices Draksis? -Esperaba un si por respuesta pero este parecía inseguro de que contestarme, fue cuando me pare y camine hacia el bosque a seguir buscando alimento que este me respondió. -¡Si, lo haré, pero no te creas superior a mi!... ¿vale? -Draksis me siguió y nos adentramos en búsqueda de comida.

2 Semanas después del encuentro...

Draksis había crecido un poco y su color oscuro obtuvo un color carmesí, sus cuernos igual habían crecido e inclusive su reatsu ya era digno de un adjuchas. Nos encontrábamos reposando después de una fuerte lucha contra 7 adjuchas quienes intentaron comernos teníamos algunas heridas pues en la batalla tuve que proteger a Draksis, fue cuando este de manera muy seria me dijo. -¡Hajiru! para mi es raro decirlo pero te has vuelto un gran amigo... yo... no creo volverme un Vasto Lorde y me he vuelto una carga para ti... ¡por favor! devórame... -Sorprendido por lo que me había dicho no sabia que hacer, un enorme escalofrió recorrió mi espalda y alas cuando me dijo que lo devorara. -¡Pero juntos seremos Vasto Lorde!, ¡te has hecho mas fuerte lo siento y se nota en tu apariencia! -Le grite desesperado pues me agradaba su presencia nunca antes de conocerlo me sentía tan completo. -La alcanzaremos juntos, ¡eso dije!, pero no como dos entes separados sino como uno, hazlo antes de que me maten o me coma alguien mas. -Después de decir eso, tuve unos segundos de duda, luego le mate y empecé a comer. "Seremos los mas fuertes, lo juro"

Off Rol:

-Las letras Naranjas son de Hajiru y las Rojo oscuro de Draksis
-Draksis no tenia habilidad propia de hollow solo conocía el Cero.
avatar
Hajiru Dreher
Plus
Plus

Nivel de rol : 0

Rango : 1ª Fracción de la 4ª Dependencia
Soul Coins : 4349
Localización : A las afueras de "Las Noches" buscando comida
Humor : Cruel, me gustan los chistes crueles jejeje
Intereses : Paz y Tranquilidad


http://bleach.foros.bz/t2207-ficha-de-hajiru-dreher#20051

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Staff el Vie Oct 03, 2014 2:44 am


Hola, Hajiru.

Tras deliberar un poco, este es el mensaje que hemos decido darte:

Sin embargo, tu nuevo rango implica que hagas un par de cambios en tu rol, que demuestren la evolución no sólo de tu personaje, sino también de tu escritura.

Por favor lee estas indicaciones:
Spoiler:

En adelante, tus post deben ser más extensos que la medida que has venido usando hasta ahora (unas 40 líneas de texto como mínimo), ya que en este foro tomamos en cuenta lo elaborado de los post para determinar que un personaje es poderoso (no sólo son poderosos porque lo diga su ficha, deben mostrarlo en sus escritos).

Y por otro lado, procura hacer bien la distinción entre la narración y las notas off rol, tal como en este fragmento de tu prueba:
2 Semanas después del encuentro...

Draksis había crecido un poco y su color oscuro obtuvo un color carmesí, sus cuernos igual habían crecido e inclusive su reatsu ya era digno de un adjuchas.
Ahí, la línea que dice: "2 Semanas después del encuentro..." la debiste remarcar con algún formato que indicara que se trata de un encabezado off rol, para que no se perdiera dentro de la misma narración.
El siguiente es un ejemplo de cómo podrías hacerlo:
2 Semanas después del encuentro...

Draksis había crecido un poco y su color oscuro obtuvo un color carmesí, sus cuernos igual habían crecido e inclusive su reatsu ya era digno de un adjuchas.

Estaremos pendiente de las mejoras. ¡Felicidades!





avatar
Staff
Staff
Staff

Nivel de rol : 1

Soul Coins : 2820

Volver arriba Ir abajo

Re: Pruebas de Rol para Tenientes y Primeras Fracciones

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.